El hombre que atacó hoy con un fusil kalashnikov la embajada de Estados Unidos en Sarajevo está herido y no muerto, como se informó en un primer momento.

El fiscal bosnio Dubravko Campara, encargado de la investigación del caso, indicó en rueda de prensa en Sarajevo, tras una reunión con los jefes policiales y de los servicios de seguridad bosnios, que el atacante, Mevlid Jasarevic,"está ahora en el hospital porque fue herido, y en cuanto sea posible será trasladado a la cárcel del Tribunal bosnio".

Jasarevic, de 23 años, conocido con el apodo de Abdurahman, de Novi Pazar (sur de Serbia) llegó en un coche a una de las principales intersecciones de la capital bosnia, salió de él, cruzó la calle y se encaminó a una parada de tranvías cercana, desde donde disparó contra el edificio de la embajada de EEUU.

En el enfrentamiento que se produjo con las fuerzas del orden, un policía resultó herido grave en una pierna y ha sido intervenido quirúrgicamente. Su vida no corre peligro.

El director de la Agencia de información y seguridad bosnia (OSA), Almir Dzuvo, declaró que "el ataque a la embajada duró 40 minutos hasta que el atacante fue detenido".

"Muchos se preguntan ahora si todo podía haber terminado antes. Sí, pero nuestras suposiciones fueron que podía llevar explosivos atados al cuerpo y que nuestros disparos podían causar una catástrofe, dado que la embajada está ubicada cerca de dos escuelas, dos Facultades y un gran centro comercial", dijo.

"Cuando nos dimos cuenta de que no tenía explosivos, lo neutralizamos", explicó Dzuvo, quien precisó que el atacante tenía un fusil automático y dos bombas de mano.

Añadió que Jasarevic entró en Bosnia en la mañana de hoy. Con frecuencia visitaba la localidad bosnia de Gornja Maoca, donde viven miembros del movimiento "wahabí" y donde el año pasado la policía desmanteló un campo de los radicales en una amplia operación.

Campara preciso que el atacante "fue arrestado en 2005 en Austria y condenado por robo a tres años de cárcel. Después, fue deportado a Serbia".

En Serbia, fuentes del Gobierno señalaron Jasarevic ha pasado la mayor parte del presente año fuera de este país, donde sí estuvo en 2010. A finales de noviembre del año pasado estuvo detenido con ocasión de la visita de un grupo de diplomáticos en la ciudad de Novi Pazar, porque le fue encontrado un cuchillo cuando se había acercado a la zona donde estaban los huéspedes.

La embajada estadounidense en Sarajevo se encuentra cerrada tras lo ocurrido.

"La embajada fue atacada la tarde del viernes con armas de fuego. Varias balas impactaron en el edificio. La policía local reaccionó de inmediato y logró restablecer el orden en torno al edificio", señaló la legación en la red social Twitter y añadió que no hay heridos entre el personal de la sede diplomática.

Previamente, varios testigos dijeron a Efe que los disparos procedían de la estación de tranvías en Marindvor y eran obra de un varón con barba de unos 40 años que llevaba un bolso.

Poco después de que se escucharan disparos de fusil automático, al lugar de los hechos acudieron muchos policías, entre ellos agentes especiales, y los ciudadanos que se encontraban en las cercanías se refugiaron en el hotel Holiday Inn.

La televisión de la federación musulmano-croata de Bosnia FTV indicó que otras dos personas, ambas de la capital bosnia, fueron detenidas en relación con el ataque, un punto que no ha sido confirmado oficialmente.

El Ministerio bosnio de Seguridad confirmó que fue herido un policía que trabajaba en la seguridad del edificio de la embajada.

"El ministerio tomará todas las medidas para proteger a los ciudadanos bosnios y a las representaciones diplomáticas en nuestro país", dijo el titular de Seguridad y viceprimer ministro, Sadik Ahmetovic. El miembro musulmán de la terna presidencial bosnia, Bakir Izetbegovic, condenó "el ataque terrorista a la embajada de Estados Unidos en Bosnia-Herzegovina" y pidió "una investigación urgente y eficaz sobre este acto insensato".

El jefe de turno de la terna presidencial bosnia, el croata Zeljko Komsic, dijo que el personal de la embajada estadounidense puede estar seguro "de que Bosnia-Herzegovina es capaz de proteger sus vidas, igual que la de sus propios ciudadanos".