El Gobierno de EE.UU. emitió hoy una alerta de viaje para advertir a sus ciudadanos de las "dificultades" de viajar por las zonas afectadas por las inundaciones en el centro y la mayor parte del norte de Tailandia, incluido Bangkok.

"El Departamento de Estado recomienda evitar todo viaje que no sea esencial a estas áreas de Tailandia", dijo esa agencia en un comunicado, en el que se une a otros Gobiernos que han recomendado a sus ciudadanos que pospongan sus viajes al país asiático, como los de España, Reino Unido y Alemania.

Las graves inundaciones que comenzaron a finales de julio, consideradas las peores que se registran en Tailandia en medio siglo, "han impedido el transporte y limitado el acceso a algunos servicios básicos en las regiones afectadas", indica la alerta.

No obstante, el Gobierno estadounidense no extiende su advertencia a los destinos más turísticos, como Phuket y Chiang Mai, que "no han sido afectados por las inundaciones actuales".

La alerta afecta al área metropolitana de la capital y a otras 20 provincias, y se extiende hasta el 26 de enero de 2012.

El desastre, que comenzó a causa de las copiosas lluvias del monzón y de tres tormentas tropicales seguidas, ha causado ya 377 muertos y obligado a más de 113.000 personas a refugiarse en improvisados centros de acogida.

El número de personas damnificadas por las inundaciones supera los 2,5 millones y al menos 700.000 han recibido atención médica a causa de infecciones y otras enfermedades contraídas por contacto o consumo de agua contaminada.