Los estadounidenses incrementaron sus gastos 0,6% en septiembre — el triple que el aumento de agosto — aun cuando sus ingresos se han estancado por tres meses consecutivos.

En circunstancias normales, este hecho constituiría una señal de dificultades para la economía del país.

Sin embargo, un vistazo más de cerca al informe que el Departamento de Comercio difundió el viernes sobre los ingresos y gastos en septiembre deja entrever otra posibilidad: muchas personas reducen sus ahorros porque los intereses que reciben son casi nada.

Los ingresos de los consumidores aumentaron en septiembre apenas 0,1% y tras ajustarlos a la inflación y al pago de impuestos retrocedieron 0,1%, en el tercer mes consecutivo de declive.

Sin embargo, el retroceso se debió principalmente a una baja de 1,4% en los intereses percibidos en septiembre, la tercera baja mensual considerable. Los sueldos y salarios aumentaron 0,3% en septiembre.

Paul Ashworth, economista en jefe de Capital Economics, dijo que el informe podría ser indicio de una transferencia de ingresos, de aquellos que ahorraban a aquellos con deudas altas, lo cual podría resultar en un mayor gasto de los consumidores.

"El fuerte declive en la tasa de ahorro no nos preocupa tanto como antes, debido a que es posible que refleje en parte una baja marcada en el costo del servicio de las deudas", señalo Ashworth.

El gasto de los consumidores es muy observado por los expertos debido a que representa 70% de la actividad económica.

Un marcado incremento en el gasto en el tercer trimestre impulsó un crecimiento anual de 2,5% en este periodo, el mejor en cuanto a expansión en un año.

Sin embargo, la economía necesita crecer casi al doble de ese ritmo para reducir la tasa de desempleo, que se ha mantenido en casi 9% desde que la recesión concluyó oficialmente hace más de dos años.

En los últimos meses, se ha estancado el crecimiento del empleo. Los empleadores han creado un promedio de apenas 72.000 puestos de trabajo cada mes en los últimos cinco meses.

La cifra está muy por abajo de los 100.000 mensuales necesarios para mantener la compatibilidad con el crecimiento de la población.

El número también está abajo del promedio de 180.000 puestos de trabajo creados en los primeros cuatro meses del año.

Los empleadores crearon apenas 103.000 empleos en septiembre y la tasa de desempleo permaneció en 9,1% por tercer mes consecutivo.

El gobierno difundirá el 4 de noviembre el informe sobre el empleo correspondiente a octubre.