Un juzgado penal confirmó el viernes la detención del suspendido alcalde de Bogotá, Samuel Moreno, quien es investigado por presuntas irregularidades en la contratación y ejecución de obras de infraestructura en la capital colombiana.

Moreno, un abogado y economista de 51 años, está detenido desde el 23 de septiembre por decisión de un juzgado penal de primera instancia.

Esa detención fue confirmada en la jornada por un tribunal penal de segunda instancia, explicó en diálogo telefónico Jesús Vergara, uno de los abogados defensores de Moreno, quien permanece detenido en una instalación policial.

La detención de Moreno fue ordenada por los juzgados a pedido de la Fiscalía, que argumentó que podía obstruir la justicia o ausentarse del país mientras se le enjuiciaba, lo cual ha sido negado por su defensa.

El juicio y fallo final en el caso de Moreno puede demorar varios meses.

Moreno asumió el cargo el 1 de enero del 2008 y su mandato culmina el 1 de enero del 2012.

Los nuevos gobernadores y alcaldes de todo el país serán elegidos en los comicios del domingo 30 de octubre.

Pero esta semana, y por el mismo caso de los contratos de obras en Bogotá, la Procuraduría General sancionó a Moreno con la suspensión e inhabilidad para ejercer cargos públicos por 12 meses, dejándolo así imposibilitado de retornar a su cargo aunque fuera para el final de su mandato.

En Colombia, la Procuraduría investiga disciplinariamente a los funcionarios públicos y sus sanciones pueden llegar hasta la destitución del cargo. La investigación penal corre por cuenta de la Fiscalía y los jueces.

La Fiscalía imputó en septiembre a Moreno los cargos de "interés indebido en la celebración de contratos", "peculado por apropiación a favor de terceros" y "concusión", este último delito definido en la ley colombiana como el servidor público que abuse de su cargo o de sus funciones y con ello induzca a alguien a dar o prometer a ese mismo servidor o a un tercero dinero o cualquier otra utilidad.

La Fiscalía ha dicho que el funcionario podría enfrentar unos 15 años de prisión.

De acuerdo con la Fiscalía, firmas contratistas de obras apoyaron a Moreno como candidato a la Alcaldía de Bogotá en 2007 y también respaldaron a su hermano Iván Moreno al Congreso en los comicios legislativos de 2010 a cambio de la adjudicación de millonarios contratos para la construcción de obras.

Según la Fiscalía, en los irregulares contratos para obras de infraestructura — como calles y avenidas — el erario fue desfalcado en unos 1.222 millones de dólares. Esas obras sufrieron retrasos, otras no fueron concluidas en el tiempo convenido en el contrato y hasta ahora se desconoce exactamente qué ocurrió con los millonarios fondos entregados a las empresas.