Baltazar Garzón, otrora considerado el magistrado más prominente de España, enfrentará un juicio el 29 de noviembre por el cargo de ordenar escuchas telefónicas ilegales entre procesados presos y los abogados de estos como parte de una pesquisa anticorrupción, informó el Tribunal Supremo de España el viernes.

Antes, Garzón fue acusado formalmente y suspendido en 2010 de su cargo en la Audiencia Nacional acusado de prevaricación por pretender investigar la ejecución y desaparición de civiles a manos de simpatizantes del general Francisco Franco.

Está pendiente la fecha para el inicio de este proceso.

En 1990, Garzón adquirió notoriedad por sus intentos de llevar a juicio público a figuras famosas como el dictador chileno Augusto Pinochet y Osama bin Laden, ambos por crímenes de lesa humanidad.