El sindicato de futbolistas de Inglaterra opina que la multa que le aplicó el Mánchester City a Carlos Tevez es injusta e insistió en que el futbolista jamás se negó a ingresar al terreno de juego durante un partido de la Liga de Campeones.

City multó a Tevez por el equivalente a cuatro semanas de sueldo --800.000 libras, o 1,3 millones de dólares-- tras determinar que había incurrido en faltas disciplinarias en un incidente ocurrido a un costado de la cancha en un partido contra el Bayern Munich del mes pasado que los ingleses perdieron 2-0.

El club le había pedido a la Asociación de Futbolistas Profesionales que avalase la multa, pero su presidente Gordon Taylor apoyó al argentino, quien asegura que hubo un malentendido y que nunca se negó a jugar.

El sindicato emitió un comunicado en el que dice que, "a juzgar por la evidencia presentada... Tevez jamás se negó a jugar".

"Y esto lo acepta el club, que no lo acusó de negarse a jugar", acota.

Tevez dice que cuando le dijeron que se preparase para ingresar, no consideró necesario volver a calentar porque ya lo había hecho y estaba listo para entrar.

"Por eso el sindicato considera que no se justifica una multa superior a la sanción de dos semanas de sueldo acordada (para estos casos) por la Asociación de Fútbol, la Liga Premier y el sindicato", indicó el comunicado.

Una de las cinco infracciones que le atribuye el club a Tevez es que no cumplió con "la obligación de participar en un partido para el que ha sido seleccionado cuando así lo dispone un dirigente".

El técnico Roberto Mancini había dicho que Tevez nunca volvería a jugar con el club. La sanción, no obstante, no contempla esa medida.

El club dijo que, en el mejor de los casos, Tevez sería transferido en enero, cuando se reabra el libro de pases y solo si alguien paga 40 millones de libras (unos 64 millones de dólares) por un jugador que tiene contrato por otros tres años.

Tevez tiene 14 días para apelar el castigo y tiene a su disposición una segunda instancia para apelar si la primera no prospera.

Trascendió, por otro lado, que los asesores legales del jugador están analizando si hay razones para acusar al club de difamación, por decir inicialmente que se había negado a jugar.

Tevez fue adquirido en el 2009 al Mánchester United y resultó el máximo cañonero del club, que ganó la Copa de la Asociación de Fútbol, su primer trofeo en 35 años.

Pero durante el receso de verano pidió ser transferido al Corinthians de Brasil porque quería estar más cerca de su familia, que se encuentra en Argentina. La operación no se hizo y desde entonces no fue tomado en cuenta por Mancini.