El sacerdote de la catedral de San Pablo que dio la bienvenida a los manifestantes anticapitalistas y les instó a acampar frente al histórico recinto en Londres, renunció el jueves mientras la iglesia considera acciones legales para desalojar a los activistas.

"Con gran pena y tristeza he entregado mi renuncia al cabildo de la catedral de San Pablo", dijo el sacerdote Giles Fraser.

La catedral confirmó la renuncia de Fraser pero no informó de sus razones.

El deán Graeme Knowles dijo que las autoridades estaban decepcionadas porque Fraser "no pueda continuar con su trabajo en estos días tan difíciles".

Los manifestantes que apoyan al movimiento Ocupemos Wall Street han acampado frente al recinto religioso desde el 15 de octubre. Cuando la Policía trató de desalojarlos al día siguiente, Fraser dijo que los manifestantes eran bienvenidos a quedarse y pidió a los agentes que se fueran.

Días más tarde, el cabildo de la catedral clausuró el templo y dijo que el campamento era un peligro para la seguridad y la salud. Es la primera vez que la iglesia cerraba desde la II Guerra Mundial.