Nada menos que 20 centésimas de segundo le sacó Dayron Robles a su escolta en las preliminares de los 110 metros con vallas del jueves en los Juegos Panamericanos. Buen auguro para el cubano que busca retener el título de campeón y quebrar el récord continental.

Robles, campeón olímpico y dueño del récord mundial en esa prueba, clavó un tiempo de 13.22 para relegar a su compatriota Orlando Ortega con 13.33 en los tiempos generales para la final del viernes.

Pero si se toma en cuenta la semifinal en la que estuvo Robles, la diferencia de tiempo es aún mayor ya que el segundo, el estadounidense Dominic Berger, registró 13.62.

"Hoy no, mañana hablo", dijo a la prensa un distendido Robles, quien tiene el récord mundial con 12.87, registrado en una competencia en Ostrava en junio de 2008.

El cubano de 24 años aspira a mejorar la marca panamericana de 13.17 segundos en poder de su compatriota Anier García desde los juegos de Winnipeg 1999.

Robles viene de un trago amargo en el Mundial de agosto cuando ganó la final de los 110 metros con vallas, pero fue descalificado por hacer contacto y obstruir al chino Liu Xiang. El estadounidense Jason Richardson, ausente en Guadalajara, acabó colgándose el oro y Liu la plata.

Además de Robles, Ortega y Berger, los otros finalistas son Héctor Cotto y Enrique Llanos (Puerto Rico); Matheus Inocencio (Brasil), Paulo César Villar (Colombia) y Jeffrey Porter (Estados Unidos).