Jennifer Ruiz anotó en el tiempo extra y México derrotó el jueves 1-0 a Colombia para ganar la medalla de bronce en el fútbol de mujeres de los Juegos Panamericanos.

La defensora mexicana infló la red con un zapatazo al aprovechar una pelota suelta en el área tras un córner. El gol que hizo rugir el estadio Omnilife fue a los 10 minutos del primer tiempo extra y 100 del encuentro, cuyo periodo reglamentario terminó 0-0.

Colombia se quedó con las ganas de sumar su primera presea en el fútbol femenino panamericano. México había ganado antes una medalla de plata y otra de bronce.

Brasil y Canadá disputaban el oro en el partido de fondo, en que el equipo verdeamarelo va por el tercer título panamericano consecutivo.

"Fue importante rescatar algo", declaró tras la victoria el técnico de las mexicanas Roberto Medina, aclarando que lo ideal hubiese sido estar en la final. "Las chicas lo lucharon y eso hay que valorarlo".

Medina espera que con el tercer lugar en el torneo se cambie un poco la mentalidad en México y se le dé mayor promoción al fútbol de mujeres. "Que los padres apoyen a sus hijas en este deporte", añadió.

Su colega de Colombia, Ricardo Rozo, lamentó la desatención que tuvo la defensa tras el tiro de esquina y que permitió el remate de Ruiz.

"Un descuido nos quitó la medalla. Es doloroso y fastidioso", señaló el timonel colombiano. Agregó que a sus dirigidas les pasó factura su juventud y escasa experiencia internacional.

Para Rozo, el partido fue parejo y "una desatención costó caro".

Colombia venía de perder en semis ante una Canadá que le ganó 2-1 con un tanto sobre la hora.

La disputa del bronce resultó en un duelo largo y batallado.

Las mexicanas dominaron claramente la primera mitad, pero sus rivales equilibraron las acciones en la segunda parte.

A los 24, las anfitrionas generaron la primera llegada seria en un desborde por la derecha de la volante Liliana Godoy que centró para Sandra Mayor, quien se cayó cerca del área chica sin poder rematar.

Mayor, la segunda más joven del equipo mexicano con 20 años, fue puro pulmón los primeros 45 minutos.

Con el partido totalmente volcado en terreno colombiano, las chicas de casa casi celebran cuando una defensora de la selección cafetera por poco envía la pelota a su propio arco al tratar de despejar un córner.

Las colombianas se tiraron atrás y jugaron al contragolpe, generalmente saliendo con Daniela Montoya por las alas y buscando a su fuerte centrodelantera Kena Romero.

En una de esas pocas llegadas, Romero enfiló al área y remató apenas desviado.

En el complemento hubo sustos de ambos lados, pero con los dos equipos sin contundencia.

A los 52, la capitana mexicana Maribel Domínguez no pudo pegarle en el área tras recibir una bonita habilitación de Mayor.

Luego Dinora Garza generó la ocasión más clara al aprovechar un mal despeje de la defensa y sacar un disparo desde la media luna que le sacó astillas al horizontal.

A ocho del final, la colombiana Romero se fue en un mano a mano con Aurora Santiago y la portera mexicana salvó a su equipo al bloquear el remate, mientras se coreaba en las tribunas el "¡Sí se puede, sí se puede!".