Rory McIlroy se apuntó cinco birdies en los nueve hoyos finales y coronó una primera ronda de 64, ocho bajo el par, que lo dejó como único líder del Másters de Shanghai, un lucrativo torneo que no es parte de circuito alguno.

McIlroy, el fenomenal norirlandés de 22 años que ganó el Abierto Estadounidense, sumó ocho birdies en total y ningún bogey en el Lake Malaren Golf Club, un campo diseñado por Jack Nicklaus en las afueras de Shanghai.

Le sacó un golpe de ventaja al estadounidense Hunter Mahan, quien se apuntó siete birdies y un total de 65.

Los ingleses Paul Casey y Ian Poulter y el irlandés Padraig Harrington quedaron terceros a tres golpes del líder, con 67, seguidos por el estadounidense Anthony Kim y el chino Li Chao con 68.

Este torneo se juega por primera vez y coincide con el Clásico del Pacífico, del circuito asiático, pero de todos modos atrajo a una buena cantidad de jugadores de renombre pues ofrece 5 millones de dólares en premios, incluidos 2 millones para el ganador.

Ningún otro torneo ofrece tanto dinero. El premio para los vencedores de los cuatro grandes es de 1,4 millones de dólares.

Todos los jugadores de cartel cobra por su presentación y el que finalice último se llevará 25.000 dólares.