El púgil estadounidense Floyd Mayweather Jr. volvió a conseguir otro triunfo, pero esta vez fue en el ámbito legal al ser encontrado "no culpable" de los cargos de una presunta agresión a dos guardias de seguridad.

Los cargos menores contra Mayweather Jr. se dieron en octubre del 2010 después que el campeón invicto estadounidense amenazó al personal de seguridad que trabaja en la protección del área residencial de las Vegas (Nevada), donde tiene su residencia.

La juez Diana Sullivan, de las Vegas, dictaminó que no había encontrado evidencias claras de un peligro verdadero hacia el personal de seguridad en el enfrentamiento dialéctico que ambas partes habían mantenido con relación a las multas que habían puesto a Mayweather Jr. por estacionamiento ilegal de vehículos.

Los dos guardias de seguridad implicados en el incidente con Mayweather Jr., actual campeón mundial del peso welter, de acuerdo al informe policial fueron amenazados cuando hacían su labor profesional.

El campeón del mundo se molesto cuando vio que le estaban poniendo multas por que varios coches estaban mal aparcados enfrente de su domicilio, una mansión que tiene en un exclusivo barrio de Las Vegas.

Siempre de acuerdo al informe policial, Mayweather Jr. atacó verbalmente a los dos guardias de seguridad por haber tocado sus automóviles.

Además retiró uno de los recibos de la multa que le habían puesto y lo colocó en el vehículo de los guardias de seguridad para luego advertirles que tenía amigos con armas y que si querían que los llamase lo podría hacer y llegaban de inmediato para solucionar el asunto.

Mayweather Jr. declinó la oportunidad de ofrecer testimonio a la policía sobre lo ocurrido en el incidente con los guardias de seguridad, que si dijeron que habían temido por sus vidas.

El campeón mundial de 34 años podría haber sido condenado a un año de cárcel y el pago de 2.000 dólares de haber sido encontrado culpable de los dos cargos de acoso que pesaban sobre su persona.

Mayweather Jr. todavía tendrá que hacer frente a otro juicio el próximo 4 de noviembre por una acusación de agresión a un guardia de seguridad diferente, pero que también le había puesto una multa por tener el automóvil mal estacionado frente a su residencia.

La denuncia recoge que Mayweather Jr., en esa ocasión, le puso la mano en la cara del guardia y lo empujo, pero el campeón invicto se declaró no culpable del cargo de agresión.

Mayweather también se presentará el 21 de noviembre en una audiencia de evidencias por cargos aún más serios relacionados con una disputa doméstica por un teléfono móvil con su ex pareja y dos de sus hijos, en octubre de 2010, en la residencia de la mujer.

El púgil estadounidense podría enfrentar hasta 34 años de cárcel si es encontrado culpable, aunque Mayweather, a través de sus abogados, negó cualquier comportamiento indebido en el encuentro con su ex novia y dos de sus hijos.

Mayweather sigue invicto como profesional después de haber disputado 42 peleas y ganar 26 por la vía del nocáut, la última la que disputó ante el mexicano estadounidense Víctor Ortiz para arrebatarle el título del peso welter, versión Consejo Mundial de Boxeo (CMB) al dejarlo fuera de combate en el cuarto asalto.