Ruth Madoff, esposa del exfinanciero Bernard Madoff, condenado en EE.UU. por montar la mayor estafa financiera jamás descubierta, asegura que ambos llegaron a sentirse tan consternados por el peso del fraude cometido que intentaron suicidarse para poner fin a su dolor.

"No sé de quién fue la idea, pero decidimos matarnos porque era tan horrendo lo que estaba pasando", declaró a la cadena CBS, que divulgó hoy un extracto de la primera entrevista concedida por la esposa de Madoff desde que se destapó el fraude a finales de 2008 y que se emitirá íntegra el domingo.

Tras destaparse la estafa, "tuvimos llamadas telefónicas terribles, cartas llenas de odio y pensé: 'ya no puedo seguir con esto'", aseguró Ruth Madoff al explicar que por eso decidieron ingerir un puñado de pastillas, aunque sin mezclarlas con alcohol para evitar vómitos,

"Nos tomamos lo que teníamos, él consumió más" y además era Nochebuena, lo que "aumentó todavía más nuestra depresión"; pero, los fármacos no lograron su objetivo y la pareja se despertó con vida al día siguiente, señaló la mujer, quien admitió su arrepentimiento por un acto "muy impulsivo".

Por su parte, Andrew Madoff, el hijo menor de ambos, reveló en el mismo programa que esos días recibió de su madre un paquete lleno de objetos sentimentales y joyas.

Según Andrew, cuando le preguntó tres años después a su madre por qué le mandó aquella caja, Ruth Madoff le contestó que lo hizo porque ella y su padre habían planeado suicidarse.

Hace una semana se conoció que Bernard Madoff, condenado a 150 años de cárcel por ese fraude, se siente más seguro entre rejas que paseando por las calles de Nueva York, de acuerdo con una carta que envió tras el suicidio de su hijo mayor, Mark, a su nuera y viuda de éste, Stephanie Madoff Mack.

Esa mujer aseguró previamente que "escupiría en la cara" a Bernard Madoff si algún día volviera a encontrarse con él cara a cara y le responsabilizó de la muerte de su marido.

Stephanie Madoff Mack impidió el pasado febrero a Ruth Madoff entrar al funeral de su hijo pese a que ésta había viajado desde Florida hasta Greenwich (Connecticut) para acudir a la ceremonia.

Mark Madoff se quitó la vida en diciembre de 2010, justo cuando se cumplieron dos años de la confesión y detención de su padre.

Bernard Madoff, de 73 años, mantuvo durante dos décadas un esquema Ponzi a través del cual atrajo enormes cantidades de dinero a cambio de la falsa promesa de invertirlo y obtener elevadas ganancias, lo que hizo perder más de 65.000 millones de dólares a clientes en todo el mundo, la mayor estafa descubierta jamás en la historia de Wall Street. EFE