Los derbis del fútbol turco se jugarán sin espectadores rivales para prevenir disturbios, empezando por el Besiktas-Fenerbahçe que se disputará esta noche en el estadio Inönü, informó hoy la prensa deportiva turca.

La decisión fue tomada por dirigentes de estos dos equipos estambulíes en el marco de una reunión del Consejo de Seguridad Deportiva de la Delegación del Gobierno en Estambul.

"Según el acuerdo entre ambos equipos, de la misma manera, los seguidores del Besiktas no podrán asistir al partido entre el Fenerbahçe y el Besiktas que se disputará en la segunda parte de la liga en el estadio Sükrü Saraçoglu", explicó el directivo del Besiktas Orhan Saka.

Según la prensa turca, en los próximos días se adoptarán medidas similares para los partidos entre los llamados "cuatro grandes" (Fenerbahçe, Galatasaray, Besiktas y Trabzonspor), aunque para ello deberá entrar en las negociaciones la Unión de Clubes, ya que el cuarto equipo no es de Estambul sino de la norteña Trebisonda.

"Se trata de una decisión tomada por los cuatro equipos más grandes. Por eso la respetamos. No creo que se produzca ninguna injusticia si en los grandes partidos no se permite la entrada de seguidores rivales, ya que se aplicará a todos (los equipos grandes) por igual", manifestó el entrenador del Fenerbahçe, Aykut Kocaman.

El importe de los 1.600 billetes que se habían vendido para el encuentro de esta noche a través del Fenerbahçe será devuelto a sus compradores.