La ONU consideró hoy que un mínimo de protección social podría estimular el crecimiento económico y aumentar la cohesión social en un momento de crisis económica generalizada y de aumento de las desigualdades.

Los responsables de ONU Mujeres, la chilena Michelle Bachelet, y de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), el también chileno Juan Somavía, entregaron hoy al secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, un documento que sostiene que la protección social puede ayudar a combatir la crisis.

"Ampliar la protección social es una inversión que beneficia a todos, que es rentable tanto a corto plazo, dado que actúa como estabilizador macroeconómico, como a largo plazo, gracias a su impacto en el desarrollo y productividad humana", dijo Bachelet, que subrayó que "si se quiere erradicar la pobreza, se debe de instituir la protección social".

El documento, que aboga por la oferta de seguridad social esencial y el acceso a servicios de salud, agua y saneamiento, educación, alimentación y vivienda, indica que casi 5.100 millones de personas carecen de una seguridad o protección social adecuada, mientras que poco más del 15 % de los desempleados recibe alguna forma de beneficio.

"Este documento se publica en un momento crucial. Estamos en la víspera de la Cumbre del G-20 y en pocos días la población mundial alcanzará los 7.000 millones. La gente está ansiosa en todas partes por el futuro, está frustrada por la economía y molesta con sus líderes", señaló Ban al respecto.

El informe también se refiere a que las inversiones en la protección social son asequibles y eficaces y que al implementarla, se reduce la desigualdad y se fortalece la estabilidad política en los países.

También pide a los líderes del G-20, que la próxima semana se reunirán en la ciudad francesa de Cannes, que consideren un plan de acción para implementar mínimos de protección social mediante los mecanismos financieros existentes y otros nuevos.

El informe se refiere a que hay países de bajos recursos como El Salvador, Benin, Mozambique y Vietnam que podrían lograr esos mínimos de protección social extensivos con una inversión de entre 1 y 2 % de su producto interior bruto (PIB).

"Los pisos de protección social son necesarios, posibles y eficaces", dijo Somavia, quien consideró que "recortar los programas de protección social como parte de las medidas de consolidación fiscal podría debilitar la recuperación económica".

Respecto a lo que el G-20 puede hacer en favor de la propuesta, el director general de la OIT señaló que, si reafirman su compromiso para ampliar la protección social, "pueden contribuir a restablecer la confianza de las personas, que es una condición previa para la confianza de los mercados".

Somavia, que participará en la cumbre de Cannes, adelantó que en ese foro insistirá "para que estas recomendaciones, que están directamente relacionadas con el programa de trabajo decente de la OIT y con la necesidad de justicia social, sean consideradas como parte integral de las discusiones".

También señaló que la Conferencia Internacional del Trabajo de la OIT que se celebrará en 2012 examinará una nueva norma internacional del trabajo sobre niveles de protección social.