Miles de ingredientes que son integrados en los alimentos industrializados han sido considerados inocuos solamente por las empresas privadas, sin supervisión alguna de las autoridades estadounidenses, según un nuevo informe.

Desde el comienzo de la década de 1960, la empresa privada y las asociaciones industriales del ramo han determinado que por lo menos 3.000 ingredientes son inocuos, sin inspección federal alguna, según un estudio difundido el miércoles.

Entre esos ingredientes figuran productos químicos artificiales usados en la goma de mascar y extracto de semillas de uva, que son añadidos al queso y el café instantáneo.

El informe publicado en la revista Comprehensive Reviews in Food Science and Food Safety se basa en investigaciones financiadas por el Pew Health Group, una filial de la organización sin fines de lucro Pew Charitable Trusts.

La Grocery Manufacturers Association (Asociación de Fabricantes de Alimentos) sostiene que la industria considera seguros los ingredientes tras una amplia gama de rigurosas pruebas biológicas, pero concordó que más transparencia en el proceso aumentaría la confianza del consumidor.

"El sistema es menos transparente de lo que debería ser así que intentamos abrir ese diálogo", dijo Leon Bruner, un científico que acordó estudiar si los cálculos son razonables. "Estamos completamente de acuerdo en aumentar la transparencia o la visibilidad de los ingredientes sometidos al proceso".

La Ley federal de Alimentos, Fármacos y Cosméticos responsabiliza a los fabricantes por la garantía de seguridad de los ingredientes. Las empresas pueden clasificar un ingrediente como "reconocido generalmente como seguro" para ser usado en un producto específico pero no tiene que comunicar sus conclusiones a la Administración de Alimentos y Medicinas de Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés).

Algunas lo hacen mediante un programa voluntario que dar a la ADA la oportunidad de revisar las conclusiones.

Las autoridades dijeron ya que si una empresa vende un alimento o bebida que la agencia considera inseguro, el gobierno siempre puede emitir cartas de advertencia o confiscar el producto.

"No conocemos los nombres de muchos de estos productos químicos porque las empresas nunca comunicaron su uso a la FDA o a los consumidores", dijo Erik Olson, director del Pew Health Group sobre seguridad alimenticia y consumidora y uno de los autores del estudio.

"Con frecuencia no hay información públicamente disponible sobre su impacto potencial para la salud porque la FDA nunca los ha evaluado", agregó.