La cuota básica mensual del seguro médico de los jubilados en Estados Unidos, el Medicare, aumentará el próximo año menos que lo pronosticado, anunció el jueves el gobierno.

Ello podría aportar dividendos políticos al presidente Barack Obama y los legisladores demócratas que intentan congraciarse con los pensionistas.

Los pagos de la Parte B del seguro para pacientes que acudan a los consultorios serán de 99,90 dólares mensuales en 2012, es decir, alrededor de 7 dólares menos que lo pronosticado en mayo.

La mayoría de los jubilados pagarán otros 3,5 dólares al mes, en lugar de los 10,20 dólares pronosticados anteriormente.

Algunos jubilados que se enrolaron recientemente en el seguro habían pagado hasta 115,4 dólares al mes.

Las cuotas fueron congeladas al nivel de 2008, en 96,40 dólares al mes, para unos tres cuartos de los jubilados acogidos al programa, debido a la ausencia de aumento en el costo de vida de las pensiones de la Seguridad Social, que recientemente anunció un incremento de 39 dólares mensuales en los pagos de 2012.