El ex dirigente de la proscrita organización vasca Batasuna Arnaldo Otegi, convicto y encarcelado por asociación con el terrorismo, consideró "inmaduro" pedir ahora la disolución de ETA.

En una carta publicada el jueves en el diario vasco Gara, Otegi dijo que la reacción de España al anuncio de ETA de que ha cesado su lucha armada — aunque sin disolverse ni entregar las armas — refleja simplemente la inseguridad del país.

Agregó que el gobierno español no puede ya usar a ETA como excusa para no tratar políticamente el conflicto.

Otegi fue hallado culpable el mes pasado de terrorismo por asociación y condenado a 10 años de cárcel por tratar de reconstruir la proscrita Batasuna, el brazo político de ETA.

Es considerado una figura clave en el anuncio de ETA de poner fin a 43 años de lucha armada que causó más de 830 asesinatos. ETA es considerada una organización terrorista por España, la Unión Europea y Estados Unidos.