El gobierno dominicano anunció el jueves que invertirá 31,5 millones de dólares para impulsar el turismo en la zona colonial de Santo Domingo, la más antigua del continente, que sólo recibe en giras breves al 15% de los cuatro millones de viajeros que visitan cada año el país.

Con la inversión, proveniente de un préstamo del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), las autoridades buscan que el área colonial de Santo Domingo compita a nivel de llegada de visitantes con otras ciudades amuralladas del Caribe, como Cartagena de Indias, Colombia, y el Viejo San Juan, en Puerto Rico.

El ministro de turismo, Francisco Javier García, indicó que con el préstamo de 30 millones de dólares del BID y una contrapartida local de 1,5 millones se desarrollará un programa de restauración de espacios públicos y readecuación de la oferta histórica y cultural.

El plan también contempla la arborización, la eliminación del desordenado cableado aéreo, mejoramiento de la limpieza y reorganización del comercio informal en la zona colonial que en sus 70 sectores aloja a unos 6.000 habitantes.

Aunque la ciudad colonial fue declarada Patrimonio Cultural por la Unesco y tiene "gran potencial turístico" por su "notable oferta cultural" y arquitectónica, el 85% de los 4 millones de turistas que viajan a República Dominicana cada año no la visita, según un estudio del BID.

De los viajeros que visitan la ciudad colonial, la mayoría sólo la recorre durante unas horas y sólo 13% pernocta en ella, de acuerdo con la investigación presentada por Jorge Daries, asesor del BID.

Con el proyecto, el BID estima que el número de visitantes a la zona colonial de Santo Domingo, que en la actualidad es de unos 600.000 al año, llegará a 1,6 millones en el 2016.

Aunque República Dominicana es el primer receptor de turistas en el Caribe, su nivel de competitividad en ese sector se ha reducido en los últimos cinco años debido a que su oferta se concentra en sol y playa en hoteles "todo incluido" en las zonas norte y este, según otra investigación del BID.

El proyecto del BID y del ministerio de turismo tiene como meta modificar los paquetes turísticos para que además de los planes "todo incluido" en las playas, también incluyan estancias y recorridos de carácter histórico y cultura en la ciudad colonial.

El proyecto no incluye, sin embargo, la restauración de edificios antiguos, que por su mal estado son inhabitables.

Varios miembros de una familia resultaron heridos el 18 de octubre cuando el piso de la segunda planta de la casa antiguo en donde viven en la zona colonial se desplomó.

El Colegio Dominicano de Ingenieros, Arquitectos y Agrimensores (CODIA) pidió la semana pasada declarar en estado de emergencia unos 75 inmuebles de esa zona por su elevado nivel de deterioro.

La última vez que edificios de la zona colonial fueron reparados fue en 1992, cuando con financiamiento del gobierno español se restauraron varias fachadas, un corredor peatonal y una plaza para conmemorar el quinto centenario de la llegada de Colón a América.