El Ministerio del Interior iraquí detuvo a más de 500 miembros del expartido gobernante Al Baaz en los últimos días por su implicación en atentados terroristas perpetrados por la red Al Qaeda, informó hoy el diario gubernamental Al Sabah.

En declaraciones recogidas por el periódico, el subsecretario del Interior, Adnan al Asadi señaló que este número de detenidos representa alrededor del 75% del total de personas buscadas por delitos de terrorismo y sobre las que pesan órdenes judiciales de detención.

El objetivo de esta campaña, planeada desde hacía seis meses, aseguró Al Asadi, era arrestar a los miembros del disuelto partido de Sadam Husein implicados en acciones terroristas.

Un grupo de trabajo se encargó de vigilar la actividad del partido clandestino durante unas investigaciones que revelaron el vínculo que existe entre Al Baaz y la organización terrorista Al Qaeda, según el Gobierno iraquí.

"Tenemos datos que nos permitieron descubrir un plan entre el grupo extremista denominado Estado Islámico de Irak (dominado por Al Qaeda) y el clandestino partido Baaz, que facilita los medios y el respaldo financiero y logístico para que los miembros de Al Qaeda puedan llevar a cabo las acciones", explicó el responsable iraquí.

Además, las autoridades de Irak indicaron haber descubierto una estructura organizativa del Baaz en todo el país.

Tras las investigaciones, diferentes provincias iraquíes como Diyala (este), Salahedín (norte), Al Anbar (oeste), Basora (sur) o Bagdad se han convertido en escenarios de las campañas de arrestos de dirigentes del Baaz y altos oficiales del ejército del anterior régimen.