La tasa de desempleo en Bolivia descendió a 5,9%, la más baja que se haya registrado, gracias a los buenos precios de las materias primas y en particular de los minerales, informó la Cámara Nacional de Comercio (CNC).

"Nuestros datos están cerca al 5,9% de tasa de desempleo, de acuerdo con la evaluación económica que hacemos periódicamente. Estamos hablando de la tasa más baja de la historia", aseguró el presidente de la organización empresarial Oscar Calle.

La mayor demanda de fuentes de empleo se da en la minería y la construcción. La población económicamente activa alcanza a 4,8 millones de los 10,1 millones de habitantes y cada año 150.000 personas se suman al mercado laboral, explicó el empresario.

Los datos de la CNC coinciden con las cifras del gobierno. Un informe reciente del Ministerio de Economía indicó que el desempleo disminuyó de 9,3% en 2004 a 7% en 2009 y cerró en 5,7% en 2010.

La minería es el segundo rubro de exportación después del gas natural, con un incremento de 55% en los ingresos en el primer semestre de este año respecto del mismo período en 2010 alcanzando 2.303 millones de dólares. Las ventas de gas en ese lapso totalizaron 2.570 millones de dólares.

El Instituto Boliviano de Comercio Exterior (IBCE) explicó que las exportaciones mineras crecieron por los buenos precios en el mercado internacional pero no por la producción, que está casi estancada por las bajas inversiones. El país produce principalmente zinc, plomo, estaño y plata.

La minería emplea cerca de 80.000 personas, de las cuales 65.000 son mineros que trabajan por cuenta propia asociados en cooperativas que ellos mismos administran con poco capital y escasa tecnología.

Por los buenos precios de los hidrocarburos y los minerales, el Producto Interno Bruto (PIB) creció 5,3% en el primer semestre de 2011, el más alto de los últimos años para el período, pero moderado en relación con los países vecinos. En 2010 el crecimiento había sido de 4,1% para todo el año.

En un reciente informe la Fundación Milenio, dedicada a estudios académicos, dijo que la bonanza de la macroeconomía es frágil porque se basa en los precios altos de la materias primas. El excedente no se invierte en mejorar la capacidad productiva y la tecnología. El sector más dinámico el primer semestre fue el de las importaciones, según Milenio.