El Gobierno chino aseguró hoy que el país asiático "tiene fe en la Unión Europea y en la eurozona", así como en las medidas que está tomando para atajar su crisis de deuda, pero se negó a confirmar si Pekín participará en el Fondo Europeo de Estabilidad Financiera (FEEF).

"Queremos que la Unión Europea se recupere, es vital para la economía mundial, y apoyamos su serios y positivos esfuerzos, por lo que estamos dispuestos a trabajar con Bruselas para superar las dificultades", dijo la portavoz del ministerio de Asuntos Exteriores chino Jiang Yu.

Ante insistentes preguntas sobre si China participará de algún modo en el FEEF, dado que Bruselas tiene altas expectativas de que lo haga y que el principal responsable de éste, Klaus Regling, visitará mañana, viernes, el país asiático, la portavoz no dio pista alguna sobre la decisión de Pekín.

Jiang tampoco anunció quienes serán los altos cargos del Gobierno chino que recibirán mañana a Regling para tratar la crisis de la deuda soberana europea.

"Aplaudimos el consenso que hay en la Unión Europea a la hora de dictar medidas contra la crisis, algo que ayudará a aumentar la confianza de los mercados", se limitó a señalar Jiang, insistiendo en que China está dispuesta a ayudar aunque sin especificar los términos.

La portavoz también confirmó que hoy el presidente chino, Hu Jintao, conversará telefónicamente con su homólogo francés, Nicolas Sarkozy, para tratar la crisis de la deuda europea y ultimar preparativos hacia la cumbre del G20 que la semana próxima se celebrará en Cannes (Francia).