El presidente venezolano, Hugo Chávez, dijo hoy a los militares de su país que la oposición a su Gobierno intenta, por orden del imperialismo, dividirlos de cara a las elecciones del 7 de octubre del próximo año.

"Uno de los objetivos" opositores apunta "a tratar de dividir a la Fuerza Armada" y para ello "andan buscando militares activos que se presten", porque "saben, todos ellos ya lo saben, que no nos van a ganar las elecciones" del 7 de octubre de 2012, remarcó Chávez.

Se pronunció así durante una alocución en el principal destacamento castrense de Caracas, en el que anunció un aumento del 50 % en el salario de los militares y participó en la entrega de más de 800 apartamentos al personal de tropa, entre otros.

Chávez previó que el plan que achacó a sus opositores rematará el día de los comicios con denuncias de fraude para generar "un caos".

"Para eso, lo ideal es que haya un grupo de militares dispuestos a sumarse a esa actitud, a salir hasta con armas a generar enfrentamientos, hechos violentos", sostuvo, al recordar lo que sucedió cuando fue derrocado durante dos días en abril de 2002.

"Se van a quedar con las ganas, porque aquí habrá paz", dijo y añadió que cada militar venezolano debe saber "con claridad que ellos (los opositores) van a jugar ese juego" y que ellos están llamados "a impedirlo, a neutralizarlo, a evitarlo".

Vestido con uniforme de comandante en jefe de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB), el jefe de Estado recordó que, cuando falta un año para los comicios que definirán el período presidencial 2013-2019, las encuestas coinciden en que ganará con más del 60 % al candidato opositor que será elegido en unos comicios primarios en febrero próximo.

Sostuvo que "no hay ni uno que se pudiera decir que tiene condiciones morales éticas" para enfrentarlo, pero señaló que igual tratan de sacarlo del "corazón" de los militares y de los civiles.

"Son quintacolumnas" de Estados Unidos en momentos en que "vivimos la locura mundial, la locura desatada, locura imperial, porque el imperio se volvió definitivamente loco", agregó y señaló como prueba de ello lo sucedido en Libia, donde dijo que la OTAN "ha masacrado" y "se habla de 50.000 muertos en ciudades enteras destruidas a punta de bombas".

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, "dice que ese formato se puede aplicar en cualquier parte del mundo", lo que constituye "una amenaza directa contra el mundo y nosotros estamos en la lista (...) y como soldados, como venezolanos y patriotas, debemos estar conscientes de eso", subrayó.