El papa Benedicto XVI partió hoy desde la estación de ferrocarril del Vaticano hacia Asís, en el centro de Italia, para participar junto a líderes de las religiones del planeta en la Jornada de Plegarias por la paz y la justicia en el mundo.

El Pontífice y dirigentes ortodoxos y protestantes, judíos, musulmanes, budistas, sintoístas, confucionistas, jainistas, hindúes, zoroastras, sijs y de religiones tradicionales viajan en un tren que partió del Vaticano a las 08.00 horas (06.00 gmt) y que llegará a Asís a las 9.45 horas (07.45 gmt), tras recorrer los 200 kilómetros que la separan de Roma.

Debido a que la estación vaticana no tiene red eléctrica, el tren -un ETR600 "Frecciargento", de los ferrocarriles italianos Trenitalia- partió de la estación vaticana arrastrado por una locomotora diesel hasta la estación romana de San Pedro, donde conectó con las vías férreas italianas.

A su paso por las estaciones intermedias de Terni, Spoleto y Foligno, el tren -formado por siete vagones, dos de primera clase y el resto de segunda- aminorará la velocidad para que los vecinos de esas ciudades puedan saludar al papa y a las delegaciones.

En esta "Jornada de Reflexión, Diálogo y Rezos por la Paz y la Justicia en el Mundo. Peregrinos de la Verdad, peregrinos de la Paz" participarán 300 líderes de las principales religiones del mundo, procedentes de 50 países.

Con esta jornada se conmemora el 25 aniversario del histórico encuentro de religiones convocado por Juan Pablo II en 1986 en esa misma ciudad del centro de Italia y el objetivo es mostrar "con sencillez" la contribución de hombres religiosos y de buena voluntad a la construcción de un mundo mejor.

La primera parte de esta jornada se desarrollará en la basílica de Santa María de los Ángeles, a unos cuatro kilómetros de Asís, donde hablarán los principales líderes religiosos y el Papa y tras un almuerzo frugal cada uno rezará por su cuenta o reflexionará en solitario.

Por la tarde, todos se trasladarán hasta la basílica de san Francisco, donde renovarán de manera solemne su compromiso por la paz y colocarán la tradicional lámpara de la paz.

El papa regresará al Vaticano a últimas horas de la tarde.