Ayer un tribunal condeno a 12 represores a cadena perpetua por crímenes a lesa humanidad, perpetrados a en la Escuela de Mecánica de la Armada que funcionó durante la última dictadura militar argentina (1976-1983).

La multitud  que se dio cita en las afueras del tribunal de la capital y siguieron a través de una pantalla gigante la lectura de las sentencias

Hay que celebrar porque es el triunfo de la vida sobre la muerte, de la verdad sobre la mentira, de la esperanza sobre el horror

- Esteban Creste

Sobrevivientes y familiares de las victimas aplaudieron cada una de las sentencias, pero quizás la que mas algarabía trajo fue la del capitán de fragata Alfredo Astiz, apodado  “El Ángel Rubio” y “Gustavo Nino”  mientras escuchaba su pena de cadena perpetua, con total arrogancia levanto su mano derecha para limpiar la escarapela argentina ubicada en la solapa de su saco.

Los desaparecidos estuvieron más presentes que nunca, declaro uno de los familiares de las victimas mientras se escuchaba de fondo "Olé, olé, como a los nazis les va a pasar, adonde vayan los iremos a buscar".

Las redes sociales también acompañaron la lectura de las sentencias y se colmaron con comentarios de júbilo y esperanza, Esteban Creste comento en Facebook “Hay que celebrar porque es el triunfo de la vida sobre la muerte, de la verdad sobre la mentira, de la esperanza sobre el horror. Nunca más, de verdad. Y si, faltan muchos que deben enfrentar la justicia, y falta que 400 hombres y mujeres ahora con edades de entre 35 y 40 y poco de años, sepan realmente quienes son, que recuperen su identidad”

Este juicio, iniciado en diciembre de 2009, ha sido considerado como uno de los más trascendentes sobre violaciones a los derechos humanos cometidas por el último régimen militar. Por la ESMA pasaron unos 5.000 detenidos, de los cuales sobrevivió menos de la mitad.

La ESMA, fundada en 1924, era una escuela técnica en la que se dictaban cursos de electrónica, aeronáutica, mecánica naval y oceanografía, entre otros. A partir del golpe militar de 1976 se convirtió en una pieza clave del aparato represivo que tenía por objetivo exterminar a disidentes.

El máximo responsable de ese centro de tortura era el ex almirante Emilio Massera, representante de la Armada en la primera junta militar. Pero Massera no fue juzgado en este juicio debido a su delicado estado de salud. Falleció en noviembre del 2010.

Astiz también fue condenado por el secuestro y desaparición del escritor y periodista Rodolfo Walsh, quien junto al escritor colombiano Gabriel García Marquéz fundó la agencia de noticias Prensa Latina luego de la revolución en Cuba. Y durante la dictadura creó la Agencia de Noticias Clandestina (ANCLA) para romper la censura.

El jefe de Astiz en la ESMA era Acosta, apodado el "Tigre", responsable de inteligencia de la Armada. A él también respondían los ex marinos Cavallo, alías "Sérpico" —detenido en 2000 en México y extraditado a Argentina_, Radice, Pernías y Rolón.

Según la querella, en la ESMA se planificaban los secuestros de disidentes y desde allí partían las llamadas "patotas" o grupos de represores que debían cumplir con la misión.

Una vez capturados eran llevados a ese centro y sometidos a largas sesiones de torturas para que delataran a otros militantes. De acuerdo al valor que daban al detenido, los marinos decidían si mantenerlo con vida o "trasladarlos", eufemismo de la época que refería a su asesinato.

Los que sobrevivían debían pasar por un "proceso de recuperación" en la ESMA, lo que implicaba colaborar con sus captores realizando distintas tareas como por ejemplo documentos y pasaportes falsos para los agentes de la Marina.

La ESMA también funcionó como una maternidad clandestina, donde las embarazadas detenidas daban a luz. Los bebés recién nacidos eran arrebatados a sus madres y cedidos a familias afines al régimen militar.

El médico y capitán de corbeta retirado Carlos Capdevilla, acusado de asistir a las detenidas en los partos, recibió una pena de 20 años de prisión.

Muchos de aquellos niños, que descubrieron su verdadera identidad ya adultos, estuvieron en la sala de audiencias frente a los verdugos de sus padres.

Los ex marinos Juan Carlos Rolón y Pablo García Velasco fueron absueltos.

En las audiencias, los acusados justificaron la represión contra la guerrilla y los disidentes políticos al afirmar que fue una guerra justa.

En su defensa, Astiz dijo ser un perseguido político del gobierno de la presidenta Cristina Fernández, al que acusó de promover juicios sobre violaciones a los derechos humanos injustos e ilegítimos.

Desde 2003 cuando asumió el poder Néstor Kirchner, antecesor y fallecido marido de la presidenta, se removieron en el parlamento y en la justicia los obstáculos para juzgar a cientos de represores que habían sido beneficiados en los años 80 con dos leyes de amnistía y con un indulto en los 90.

La llamada "mega-causa ESMA" se encuentra dividida en diferentes tramos que fueron elevados a juicio en forma progresiva. Este miércoles se conocieron los veredictos correspondientes al primer tramo.

Durante el juicio el Tribunal Oral Federal N 5 escuchó a 160 testigos, 79 de ellos sobrevivientes del centro de exterminio.

La ESMA funciona en la actualidad como un museo de la memoria de los crímenes ocurridos en la dictadura, en la que según organizaciones de derechos humanos desaparecieron 30.000 personas. Cifras oficiales señalan que los desaparecidos serían unos 13.000.

Fuente AP

Síguenos en twitter.com/foxnewslatino
Agréganos en facebook.com/foxnewslatino