El padre de la actriz estadounidense Lindsay Lohan, Michael Lohan, fue arrestado hoy por segunda vez en Florida (EE.UU.), horas después de quedar en libertad bajo fianza tras ser acusado de agredir a su novia, Kate Major, de 28 años.

La detención de Lohan se produjo horas después de quedar en libertad bajo fianza por el cargo de violencia doméstica, después de que su novia denunciara en la madrugada de hoy a la Policía de Tampa (oeste de Florida) haber recibido llamadas en su casa en las que el padre de la problemática actriz supuestamente la acosaba.

"Mientras la policía se encontraba en el lugar de los hechos, Lohan llamó otra vez y pudimos escucharle al teléfono", informó el cuerpo de orden público en un comunicado.

La Policía solicitó entonces a la Fiscalía del condado de Hillsborough que emitiera una orden de arresto contra Lohan, de 51 años, por violación de la orden de alejamiento y, una vez concedida, procedieron a su detención.

Sin embargo, cuando varios policías se acercaron al hotel de Tampa donde se encontraba alojado para detenerle, Lohan intentó escapar saltando desde el balcón del tercer piso, aunque fue detenido tras una corta persecución.

Lohan tuvo que ser trasladado al hospital general de Tampa, donde le atendieron una posible fractura de pie que se produjo al saltar desde el balcón para intentar huir de la policía.

Sobre Lohan pesan los cargos de agresión doméstica (presunto delito por el que fue arrestado el miércoles), violación de los términos de su libertad mientras aguarda el juicio y resistencia al arresto sin violencia.

Michael Lohan había sido arrestado este miércoles luego de que la Policía de Tampa atendiera una llamada de violencia doméstica en el apartamento de Major, pero fue puesto en libertad ese mismo día después de pagar una fianza de cinco mil dólares.

Según el informe policial del primer arresto de Lohan, Major presentaba moratones en un brazo y había sido tirada al suelo en reiteradas ocasiones por el padre de la exchica Disney, quien se había mudado a Florida desde California para tratar de huir de toda la publicidad generada entorno a la vida de su famosa hija.

La saga de Michael Lohan llega justo en el momento en que su hija mayor, la protagonista de las películas "Niñas Malas" y "La Trampa de los Padres", se enfrenta a su propia batalla legal y a un posible regreso a la cárcel.

Lindsay Lohan tiene pendiente una audiencia en la que el juez decidirá si la actriz violó la libertad condicional por el robo de una joya y conducir bajo los efectos del alcohol, por lo que podría volver a ingresar en una prisión de California.

Una vez que le den el alta médica a Lohan, la Policía procederá a trasladarle a una cárcel a la espera de que un juez decida si le otorga de nuevo la liberta condicional.