El 24 % de los jóvenes que representan unas 800.000 personas en Honduras, no trabaja ni estudia, revela un informe sobre el Estado de la Población Mundial 2011 presentado hoy en Tegucigalpa.

El informe, del Fondo de Población de las Naciones Unidas (Unfpa), indica que el número de habitantes en Honduras en el año 2050 alcanzará los 15 millones de personas, por lo que es necesario efectuar mayores inversiones en los jóvenes.

Agrega que dentro de cinco días la población mundial alcanzará los 7.000 millones, por lo que exhorta a las autoridades a eliminar barreras y colocar a mujeres y hombres en un plano de igualdad.

El ministro de la Juventud Marco Midence señaló que siete de cada diez hondureños no superan los 30 años de edad.

El funcionario detalló que sólo 35 por ciento de los jóvenes hondureños concluye con éxito la educación secundaria, un 15 llega a la universidad y sólo 4 por ciento concluye la educación superior.

Agregó que 46 % de la población económicamente activa del país es joven, pero de esa cifra aproximadamente la mitad no trabaja.

"Es necesario generar más oportunidades para cumplir con los derechos económicos de los jóvenes", dijo Midence, quien también destacó que la violencia es otro fenómeno que afecta a la juventud.

Añadió que casi el 60 % de las personas que emigran ilegalmente del país son jóvenes, por lo que pidió reforzar las políticas para atender el desempleo, inseguridad, falta de salud y educación.

"Si la situación de los jóvenes hondureños es difícil, la de los adultos mayores es peor porque ni siquiera existe una política enfocada hacia ese sector de la población", dijo, por su parte, el diputado Donaldo Reyes, conocido en el país por sus iniciativas a favor de las personas de la tercera edad.

El parlamentario explicó que al mejorar la expectativa de vida en el país, surge más preocupación porque representa aumentar los presupuestos de los hospitales públicos para la compra de medicamentos.

Otro problema aún más grave, según Reyes, es el que enfrentan las instituciones de previsión social, porque al aumentar la expectativa de vida se generó un deterioro financiero en esos organismos que están a punto del colapso.

Indicó que en Honduras no hay una cultura de atención a la tercera edad y es muy poco el compromiso del Estado para favorecer a ese segmento de la población que solamente cuenta con una ley que concede pequeños descuentos en la compra de medicamentos, consultas de salud, transporte y recreación.

El sociólogo y experto en demografía Rafael del Cid indicó que Honduras mantiene indicadores negativos en empleo, seguridad, salud y educación, lo que ha conllevado a que más de la mitad de la población viva en la pobreza.

Recomendó que para mejorar esa situación es necesario invertir en protección social mediante mecanismos como el empleo digno y un aumento en la cobertura de la seguridad social que en Honduras apenas es de 20 %.

La oficial a cargo del Unfpa, Maritza Elvir, dijo que el crecimiento demográfico, que en Honduras es de 2,4, requiere que los Gobiernos asuman políticas en favor de la juventud.