Los nuevos resultados parciales anunciados hoy por la Alta Instancia Independiente para las Elecciones (ISIE) otorgan unos 50 escaños a los islamistas del Movimiento Al Nahda y 15 al Consejo Por la República, (CPR), de los 217 con los que cuenta la Asamblea Nacional Cosntituyente (ANC) y a falta de siete de las 27 circunscripciones.

Surgidas del sufragio, estas dos principales fuerzas en la nueva Asamblea, imponen ya el ritmo de la actividad política de Túnez, aunque la ISIE informó que "el recuento final de los votos se ha retrasado en las urnas de tres circunscripciones de la capital", en una conferencia de prensa.

A pesar de todo, el Movimiento Al Nahda continuó hoy los contactos con diferentes personalidades de partidos o independientes para preparar el relevo de los representantes de las instituciones del Estado.

El secretario general de Al Nahda, Hamadi Yabali, confirmó hoy a la agencia TAP que él "es candidato por su partido al puesto de primer ministro del próximo gobierno", y que le ha propuesto la presidencia del Estado al secretario general de Atakatol (FDTL), Mustafá Ben Yafaar, y al presidente del CPR, Moncef Marzouky, sin que descarte presentar la misma propuesta al primer ministro actual, Beyi Caid Essebsi.

Según informó hoy a Efe el miembro del comité político de Al Nahda, el abogado Samir Dilou, "los contactos y conversaciones se han abierto con numerosas personas de todos los sectores políticos y económicos pero no pasa de ahí, por que no vamos a tomar decisiones de forma unilateral, seguimos el principio del consenso".

También el Consejo Por la República (CPR) creó hoy una polémica durante su primera conferencia de prensa como segunda fuerza política.

El presidente del CPR, Moncef Marzouki aseguró que en la nueva fase de la transición política su partido apoyará "la creación de un gobierno fuerte y estable" que se formará de forma consensuada y cuyo principal cometido será "cumplir con los objetivos trazados por la revolución".

Marzouki consideró que para la nueva ANC "el plazo de un año previsto es insuficiente por los numerosos desafíos y problemas que hay que solventar a nivel social y económico además de elaborar una nueva Carta Magna".

El político aseguró que "las conversaciones internas entre los partidos para formar gobierno durarán al menos 3 meses, y los preparativos para la acción del mismo exigirá estudios sectoriales (economía, cultura, desempleo, comercio...salud) que deberán ser realizados en cada una de las 27 regiones del país" lo que podrá ocupar bastante tiempo.

"Túnez no puede soportar otra larga transición por mucho tiempo por eso hay que dejar 2 o 3 años a la ANC", apostilló.

El responsable de la campaña electoral del Forúm Democrático por el Trabajo y las Libertades (Atakatol, FDTL), Mohamed Ben Nur, dijo a Efe que "Marzouki se olvida que 11 partidos políticos ya firmaron una hoja de ruta como compromiso ético y moral que los obligaba a no prolongar más de un año la misión de la ACN y que, básicamente, es la creación de una nueva Carta Magna".

Ben Nuor confirmó también que el líder del FDTL, el doctor Mustafá Ben Yafaar "continua apoyando su candidatura para ocupar la presidencia del Estado, con Al Nahda, aunque llevará tiempo porque todo será negociado, y consensuado entre todas las formaciones políticas electas.

Por su parte, la coalición de partidos laicos del Polo Democrático Modernista (PDM) confirmó hoy su descalabro electoral tras haber conseguido sólo 3 escaños en las elecciones del domingo, según su recuento, anunciado hoy en una conferencia de prensa.

"La izquierda ha pagado muy cara su falta de unidad pero esto es sólo una batalla perdida" dijo el jefe de la campaña del PDM, Riad Ben Fadel.

Por Miguel Albarracín.