La presidenta argentina, Cristina Fernández, aseguró hoy que su Gobierno seguirá por el mismo "camino" y consideró que es necesario un "recambio generacional" en las fuerzas políticas, en su primer acto de Gobierno tras la reelección que consiguió en los comicios del pasado domingo.

"Los jóvenes que hoy portan banderas son lo que tenemos que incorporar para formarlos y que haya el recambio generacional que el país y las fuerzas políticas necesitan, porque la vida es transformar, incorporar, incluir", sostuvo Fernández durante un acto en la ciudad bonaerense de Lanús.

La mandataria agradeció a los habitantes del distrito "el apoyo" recibido en las elecciones generales del domingo, en las que logró un aplastante triunfo con el 53,96 por ciento de los votos, unos 37 puntos más que el segundo más votado, el socialista Hermes Binner.

"Las urnas este domingo nos dijeron que este es el camino que debemos seguir, y este es el camino que vamos a seguir", manifestó la jefa de Estado durante la inauguración de una unidad médica.

En las elecciones, los ciudadanos "decidimos en que país y en que proyecto de nación queremos vivir", indicó la presidenta, quien opinó que el Gobierno está recuperando "el tiempo perdido en Argentina".

Aprovechó además para reclamarle al alcalde de Buenos Aires, el conservador Mauricio Macri, uno de los referentes de la oposición, para que "ponga también la misma fuerza y las mismas inversiones" que otros distritos para sanear el Riachuelo argentino, uno de los cauces más contaminados del mundo.

Fernández, líder del peronista Frente para la Victoria, logró una histórica reelección que le permite acumular un inédito poder desde el retorno de la democracia (1983) con el control del Parlamento y Gobiernos aliados en la mayoría de las provincias.

La mandataria, la primera mujer americana que consigue una reelección presidencial, obtuvo el mayor porcentaje de un candidato a la jefatura de Estado desde la vuelta a la democracia y una de las mayores diferencias con el segundo en la historia política local.

Tras haber ganado en 23 de los 24 distritos electorales argentinos, se alzó además como la líder de la primera fuerza que logra tres mandatos consecutivos en la nación.