Olympus Corp. anunció el miércoles que su presidente Tsuyoshi Kikukawa renunció en medio de un creciente escrutinio sobre adquisiciones, luego que el ex director ejecutivo Michael Woodford hiciese acusaciones de violaciones financieras.

El fabricante japonés de cámaras y equipo médico dijo que la medida fue adoptada para tomar responsabilidad por los problemas causados a los clientes, socios e inversionistas por recientes reportes de prensa que han hecho desplomarse las acciones de Olympus.

Los títulos de la compañía, que han perdido la mitad de su valor en las últimas dos semanas, cayeron otro 7,6% el miércoles.

La caída siguió al despido de Woodford por parte de Kikukawa, luego que Woodford cuestionase un pago de 687 millones de dólares a asesores financieros como parte de la compra por Olympus de Gyrus Group Plc., diciendo que era demasiado alto.

El pago representó más de un tercio del valor de la compra, de 2.000 millones de dólares. Usualmente los honorarios de los asesores son de entre 1% y 2% del valor del acuerdo.

Shuichi Takayama, que fue nombrado nuevo presidente, se disculpó por los problemas, incluyendo la caída en el precio de las acciones y prometió investigar exhaustivamente lo sucedido.

La semana pasada, la compañía dijo que establecería un equipo especial independiente para revisar adquisiciones pasadas, en un intento por aliviar las presiones de los accionistas.

Kikukawa no se presentó en una conferencia de prensa convocada con premura en un hotel en Tokio, sorprendiendo a reporteros que esperaban que él hablase sobre las acusaciones de Woodford. Normalmente, cuando hay un cambio de liderazgo en una empresa en Japón, el ejecutivo saliente habla con la prensa para presentar a su sucesor.

Sin embargo, en lugar de ello, la compañía dio a conocer una breve declaración de Kikukawa en la que éste negó las acusaciones y dijo que se establecería un comité independiente para realizar "una investigación imparcial".