Once trabajadores de un grupo de 60 que habían sido tomados como rehenes el pasado 14 de octubre por presos de una cárcel venezolana fueron liberados hoy, informó la ministra para el Servicio Penitenciario de Venezuela , Iris Varela.

"Ya no queda ni una sola persona en situación de rehén", dijo Varela al canal estatal Venezolana de Televisión (VTV), y destacó que la liberación paulatina se logró "a través de la persuasión y el diálogo".

El secuestro en la cárcel conocida como La Mínima de Tocuyito, situada en el estado Carabobo (centro-norte), se inició hace 12 días, cuando al menos 60 personas, en su mayoría guardias, fueron retenidas por un grupo de presos que exigía ser trasladado a otros centros penitenciarios.

Durante los últimos cinco días, los presos liberaron a algunos de los secuestrados después de que las autoridades trasladaran a 13 reos de Tocuyito a cárceles más cercanas a los tribunales donde se llevan sus procesos judiciales.

"Ya se solucionó el problema", sostuvo Varela, quien señaló que la Policía y el Ministerio Público iniciaron una investigación para averiguar por qué los presos pudieron obtener el control del parque de armas de los custodios y hacerse, además, con una granada.

La ministra indicó que tienen la "obligación de investigar a fondo a todas estas personas que estaban prestando servicio de custodia en La Mínima, incluyendo al director de ese centro penitenciario" y a los guardias, entre ellos los que permanecieron secuestrados.

"Granadas no hay en el parque de armas, entonces alguien que tiene contacto con ellos permitió que esas granadas ingresaran al centro penitenciario, todo eso se está investigando", advirtió.

La funcionaria explicó que La Mínima es una cárcel de máxima seguridad donde están recluidos 108 presos e insistió en que los privados de libertad no necesitan recurrir a estas medidas "extremas" para recibir los beneficios que por derecho les corresponden.

El presidente de Venezuela, Hugo Chávez, creó el Ministerio para el Servicio Penitenciario el pasado 26 de julio, tras superarse la crisis más larga del sistema carcelario nacional en dos penales cercanos a Caracas, donde durante casi un mes un millar de presos resistió con el uso de armas de fuego a un cerco militar.

Después de esta crisis que se presentó en el sistema carcelario El Rodeo I y II, cercano a Caracas, los internos de estos penales fueron trasladados a otros bajo la promesa de que retornarían en un lapso no mayor de un mes, después de que los centros de reclusión fueran reparados.

La encargada de la cartera penitenciaria anunció este martes que "en los próximos días" se iniciaría el proceso de traslado de 400 presos que se encontraban en El Rodeo I y II en julio pasado para que regresen a centros cercanos a los tribunales que llevan sus juicios y combatir así el retardo judicial.

El Gobierno trata de poner fin a la crisis provocada por el hacinamiento y el retraso procesal en las 34 cárceles del sistema penitenciario, que con capacidad para unos 14.500 presos albergan a 44.520 y son escenario de continuos enfrentamientos entre bandas y todo tipo de delitos.