México tendrá una nueva oportunidad de cobrar cuentas con Argentina en el fútbol masculino de los Juegos Panamericanos.

Mexicanos y argentinos se toparán por tercera vez en una final del balompié en estas justas luego que en las semifinales los locales vencieron el miércoles a Costa Rica 3-0 y los albicelestes superaron 1-0 a Uruguay.

Ambas selecciones ya se midieron por la disputa del oro en 1955 y 1995, con sendas victorias para los sudamericanos.

En su último enfrentamiento, en los Panamericanos de Mar del Plata, ambas selecciones terminaron empatadas 0-0 en el tiempo reglamentario y el equipo anfitrión se alzó con la victoria 5-4 en los lanzamientos de penales.

La ocasión se le presenta propicia al equipo de Luis Fernando Tena para tomar venganza en su propio feudo en la gran final del viernes.

Costa Rica y Uruguay dirimirán el bronce.

Tras el triunfo ante Costa Rica y sin saber aún el rival que le tocaría a la final, Tena calificó a Argentina como una selección "sólida", aunque subrayó que México ya tenía al menos el 50% de la medalla de oro.

Tres goles de Oribe Peralta le dieron el triunfo a México por 3-0 sobre Costa Rica, mientras que un tanto de cabeza del capitán Germán Pezzella fue más que suficiente para que Argentina derrotase a su rival rioplatense 1-0 y viajara a disputar la presea dorada.

El técnico de Argentina, Walter Perazzo, dijo que su rival del viernes tiene a refuerzos de "jerarquía", en alusión a los jugadores del torneo mexicano que llamó Tena para fortalecer la base del equipo Sub22 convocado para los Panamericanos y que disputó la reciente Copa América de Argentina.

En ese torneo, los mexicanos fueron la decepción al ser eliminados en la primera de cambio.

"Tenemos mucha fe" para la final, dijo Perazzo.

La final se le presenta también a Tena como la oportunidad dorada de redimirse tras una pobre Copa América. Al timonel mexicano se le preguntó si ahora dormirá tranquilo tras avanzar a la disputa del oro.

"Menos voy a poder dormir... la empresa aún no está terminada, y lo que queremos es que el público salga contento del estadio el viernes", agregó.

México y Argentina fueron de lejos los mejores equipos en la ronda preliminar, aunque la selección local fue de menos a más.

A diferencia de Uruguay, que se sumó más tarde al campeonato y tuvo menos tiempo para prepararse, los mexicanos y argentinos tuvieron posiblemente la ventaja de adaptarse y planificar mejor sus compromisos.

"El planteamiento que hice antes del viaje era no venir, que no era indicado hacerlo", dijo el timonel uruguayo Juan Verzeri. "Hemos tratado de hacerlo de la mejor manera".