Argentina desperdició una delantera sobre el final del partido y perdió en tiempo extra 83-79 ante Canadá en el arranque del torneo panamericanos de básquetbol masculino.

El canadiense Philipp Scrubb encestó un triple cuando restaban 17.6 segundos del tiempo reglamentario para igualar el marcador 70-70 y enviar el encuentro a un alargue, en el que los norteamericanos dominaron las acciones.

"Fue un gran tiro, creo que no había metido uno así en mucho tiempo", comentó Scrubb. "Tampoco metía tantos puntos hace tiempo, quizá fue suerte, no siempre se puede jugar así, pero la atmósfera fue genial y estoy contento por el triunfo".

Scrubb terminó con 35 puntos por Canadá, que el jueves enfrenta a México.

Argentina arrancó el partido con una delantera de 15-0, poco a poco fue cediendo terreno.

Después de forzar el tiempo suplementario con su triple, Scrubb anotó los primeros siete puntos para su país en el alargue. Cole Robin metió tres de cuatro tiros libres en los segundos finales para sellar el triunfo.

"El 6 (Scrubb) tuvo una labor superlativa, pero más allá de lo que hizo, nosotros no pudimos defender la última bola en el tiempo regular", comentó el entrenador argentino Enrique Tolcachier. "Dijimos que teníamos que defender bien, no lo hicimos y pagamos las consecuencias".

El base Nicolás Laprovittola encabezó el ataque de Argentina con 16 puntos, seguido de Carlos Sandes con 12, Nicolás Romano con 11 y Juan Manuel Fernández con 10.

Argentina busca su primera corona panamericana en el básquetbol masculino desde que fue anfitrión del torneo en Mar de Plata 1995.

"Son experiencias nuevas para ellos, que estoy seguro que les van a servir, pero por ahora no podemos pensar más que en una victoria en el siguiente (partido)", agregó Tolcachier.

Los argentinos, que terminaron cuartos en Río de Janeiro 2007, enfrentan el jueves a Puerto Rico.

"Tenemos que recuperarnos pronto, porque se viene un juego difícil y tenemos que ganarlo para pensar en la segunda instancia. Puerto Rico tiene a dos (jugadores de) NBA (José Juan Barea y Carlos Arroyo) que son duros de contener y además tienen a (Daniel) Santiago que también es un gran jugador. No va a ser fácil mañana", concluyó el entrenador argentino.