Una mujer de Arizona, que es madre de cuatro, recibió una carta de un abogado en la que le prohíben poner un pie en ocho restaurantes McDonald's de Phoenix y amenazan con presentar cargos criminales en su contra si lo hace.

Erin Carr-Jordan, residente de Chandler, se ha embarcado en una cruzada nacional para limpiar las áreas de juegos infantiles de los restaurantes de comida rápida, con la afirmación de que los agentes patógenos que encontró en ellos amenazan la salud de los infantes. También es instructora en la Universidad Estatal de Arizona.

Carr-Jordan dijo al periódico The Arizona Republic (http://bit.ly/s9T4Gb ) que el incidente que condujo a la carta entregada en persona ocurrió durante una de sus reiteradas visitas al McDonald's del poblado de Gilbert.

La activista afirma que descubrió estafilococo resistente a antibióticos — una bacteria que se sabe produce infecciones potencialmente letales — en el área de juegos del restaurante.

Una portavoz de McDonald's en Illinois dijo que la compañía ha hablado con Carr-Jordan y continuará haciéndolo en un esfuerzo por atender sus inquietudes, pero añadió que las acciones recientes de Carr-Jordan se han vuelto molestas para sus empleados y clientes.