El piloto Repsol Marc Márquez, que sufrió una caída durante los entrenamientos previos a la última prueba del Mundial celebrada en Malasia lo que impidió su participación en la misma, ha recibido hoy el alta médica, aunque deberá guardar reposo los próximos días.

Según ha informado el USP Institut Universitari Dexeus, el piloto se ha sometido a una serie de pruebas médicas a raíz de su caída en los primeros entrenamientos libres que le ocasionó problemas de visión.

Los médicos le han sometido al piloto a un examen exhaustivo y a diferentes pruebas de imagen, manteniéndole en observación durante 48 horas bajo tratamiento médico.

El doctor Xavi Mir ha explicado que Márquez presenta un traumatismo en el hombro izquierdo, una herida incisa en el mentón y quemaduras de segundo grado en la rodilla derecha, que requiere curas para que la piel se vaya regenerando.

Otro de los doctores que la ha atendido, Ángel Charte, ha informado de que el accidente le produjo a Márquez "un traumatismo craneal con afectación braquial y varias policontusiones en el cuerpo".

En cuanto a los problemas de visión, Charte ha explicado que el piloto sufre un edema periorbitario que le produce una dipoplia vertical y secuencial (visión doble) y se descarta cualquier otro tipo de lesión.

Los médicos han comunicado que la participación de Márquez en el Gran Premio de la Comunitat Valenciana (del 4 al 6 de noviembre) se decidirá en los próximos días, en función de su evolución física.