"José el plomero" se metió a la política porque piensa que es momento de que Estados Unidos tenga algunos mecánicos, albañiles y plomeros en el Congreso.

Samuel "Joe" Wurzelbacher, que captó la atención pública dentro de la escena política después de cuestionar a Barack Obama sobre sus políticas económicas en la campaña presidencial de 2008, lanzó oficialmente su campaña por el Congreso en Ohio el martes por la noche.

Wurzelbacher compite por el Partido Republicano por el noveno distrito de Ohio en la Cámara de Representantes, un asiento que es ocupado por Marcy Kaptur, la legisladora demócrata que más tiempo ha estado en la Cámara. Se espera que ella se enfrente una primaria difícil ante su correligionario Dennis Kucinich después de que el nuevo mapa legislativo de Ohio combinó sus dos distritos y lo convirtió en uno que aparece fuertemente inclinado hacia los demócratas.

"José el Plomero" se ha convertido en un icono para muchos conservadores que se oponen a al statu quo y ha viajado por el país hablando en eventos del Tea Party y en reuniones conservadoras desde que se volvió un nombre famoso.

"Los estadounidenses merecen que todo tipo de personas lo representen, no sólo una elite, la clase gobernante", dijo.

Agregó que busca un puesto en el Congreso porque ha visto a demasiada gente obligada a irse de sus hogares y de Ohio por la pobre economía.

Wurzelbacher, de 37 años, asegura que no está tratando de aprovecharse de su fama. "He sido 'José el Plomero' tres años", dijo. "No he hecho millones de dólares por eso".

Los republicanos que lo reclutaron para un distrito de clase trabajadora que va de Toledo a Cleveland piensan que su fama lo ayudará a recaudar suficiente dinero para un desafío serio.