Hundidos en el lodo hasta las rodillas, soldados y rescatistas italianos buscaban el jueves a sobrevivientes después de que violentas inundaciones y deslaves anegaron pintorescos valles alrededor de la regiones costeras de Liguria y Toscana, dejando por lo menos nueve muertos y seis desaparecidos.

También fueron convocados los guardacostas después que se informó que algunos de los desaparecidos pudieron ser arrastrados hacia el mar por la furia de la tormenta.

Muchos pueblos seguían aislados después de casi 48 horas después de las tormentas. Un oficial militar dijo a Sky Italia que 500 soldados colaboraban en las operaciones de búsqueda y en el despeje de caminos y puentes.

Pueblos como Aulla, en la Toscana, donde se confirmó que hubo dos muertos y otro desaparecido, estaban cubiertos con una capa espesa de lodo.

"En una hora se perdió el trabajo de 10 años", se lamentó el sacerdote Giovanni Perrini al inspeccionar su parroquia y un museo cercano inundados de lodo.

En Borghetto Vara, una mujer cuya casa quedó destruida recuperó a sus cinco gatos. "Es todo lo que me queda; no tengo nada más", dijo la damnificada.

Seis de las víctimas estaban en Borghetto Vara, un pueblo en Liguria conocido por sus uvas, vinos y castañas. Turbulentas aguas y lodo se desataron sobre el pueblo, a 75 kilómetros (45 millas) de Génova y cerca de Cinque Terre, una popular zona vacacional, que también sufrió daños.

Las escuelas y los comercios estaban cerrados en muchos pueblos, se interrumpió el servicio ferroviario y quedó bloqueada la carretera entre Génova y Livorno.