Los musulmanes que se cambian de nombre para que suenen más estadounidenses, como han hecho los inmigrantes durante incontables generaciones, o que adoptan nombres árabes como profesión de fe, suelen ser investigados y catalogados en legajos secretos del Departamento de Policía de Nueva York, según documentos obtenidos por The Associated Press.

El departamento sigue el rastro de todos los residentes de la ciudad que se cambian el nombre, según documentos y entrevistas policiales.

En cuanto a aquellos cuyos nombres parecen árabes o que podrían provenir de países musulmanes, la Policía efectúa investigaciones exhaustivas de antecedentes que incluyen la revisión de viajes, antecedentes delictivos, licencias comerciales y documentos de inmigración. Todo esto queda registrado en bases de datos policiales para los supervisores, quienes revisan los nombres y designan a algunas personas para que las visite la Policía.

El programa fue concebido como una pista para la Policía en la difícil tarea de detección de terroristas internos. Al igual que otros programas de inteligencia del Departamento de Policía de Nueva York creados en la última década, éste involucra la vigilancia de comportamiento protegido por la Primera Enmienda constitucional.

Desde agosto, una investigación de The Associated Press ha revelado un amplio esfuerzo de recopilación de información sobre musulmanes a partir de los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001.

La Policía ha efectuado vigilancia de vecindarios musulmanes enteros, elaborando crónicas de todo detalle de la vida cotidiana, incluso dónde la gente come, ora o se corta el cabello. La Policía infiltró decenas de mezquitas y grupos estudiantiles musulmanes e investigó a otros centenares.

La investigación de los cambios de nombre ilustra en qué medida la amenaza del terrorismo ahora suscita sospechas sobre un proceso que ha sido parte de la historia nacional. Durante siglos, los inmigrantes se han americanizado sus nombres en Nueva York. Los Roosevelt fueron van Rosenvelt. El modista Ralph Lauren se llamaba Ralph Lifshitz. El apellido del abuelo de Donald Trump era originalmente Drumpf.

David Cohen, director del inteligencia de la Policía neoyorquina, estaba preocupado de que posibles terroristas usaran sus nuevos nombres para pasar inadvertidos en Nueva York, según recuerdan algunos funcionarios actuales y retirados.

La revisión de los cambios de nombre tuvo por objeto identificar a personas que habían americanizado sus nombres o que habían asumido nombres árabes por primera vez, dijeron las fuentes, que insistieron en el anonimato por no estar autorizadas a hablar sobre el programa.

El vocero de la Policía neoyorquina Paul Browne no respondió los mensajes que se les dejaron durante dos días para preguntarle por la justificación legal del programa y si se había logrado identificar a algún terrorista.

En algún momento en 2008, funcionarios judiciales estatales empezaron a enviar a la Policía de Nueva York información sobre nuevos cambios de nombres, dijo Ron Younkins, director de operaciones de tribunales. Agregó que los tribunales envían regularmente a la Policía información actualizada. Añadió que la información es pública y que la justicia no sabía cómo era utilizado por la Policía.

El programa comenzó como un ejercicio puramente analítico, según documentos y entrevistas. La Policía revisaba los nombre recibidos y seleccionaba algunos para investigación de antecedentes. Desde el principio, la Policía agregó a la lista personas con nombres estadounidenses para que no se le acusara de individuación racial, según una persona informada sobre el programa.

En un documento policial de ese período, dos de cada tres personas investigadas se habían cambiado de nombre ya fuese árabe a estadounidense, o viceversa. Todos los nombres investigados, incluso los que no presentaban ningún antecedente sospechoso, eran catalogados para que la Policía tuviera acceso a ellos en el futuro.

El Departamento de Policía de Nueva York no está solo en la vigilancia de los barrios musulmanes. El FBI también ha lanzado su propio programa que individualizó comunidades musulmanas e infiltró agentes en mezquitas.

___

El equipo investigador de The Associated Press en Washington tiene la cuenta de correo electrónico DCInvestigations(at)ap.org

Artículos anteriores de The Associated Press y documentos sobre el Departamento de Policía de Nueva York: http://www.ap.org/nypd

Apuzzo y Goldman tienen sus cuentas de Twitter en:

http://twitter.org/mattapuzzo y

http://twitter.org/goldmandc