La puesta en funcionamiento del Tratado de Libre Comercio (TLC) entre Panamá y Estados Unidos tomará un periodo de tiempo indeterminado, mientras ambos países establecen el reglamento para su implementación, dijo hoy una fuente oficial.

La jefa de Negociaciones Comerciales Internacionales del ministerio panameño de Comercio e Industrias, Diana Salazar, dijo que tras su ratificación legislativa en ambos países, actualmente se ha entrado en una etapa muy compleja en la que se han comenzado a analizar todos los elementos del tratado, firmado en 2007.

Destacó que con ese objetivo, la semana pasada una delegación de este país, que encabezó el ministro panameño de Comercio, Ricardo Quijano, se reunió en Washington con su contraparte estadounidense.

La funcionaria explicó que se está en un proceso tan complejo, que a algunos países su entrada en vigor les tomó 14 meses y a otros aproximadamente cuatro años, como fue el caso de Costa Rica.

Afirmó que siempre van a existir problemas en la implementación de un acuerdo de esta naturaleza, pero el hecho está en que su solución será una tarea conjunta del sector privado y del gubernamental.

Salazar indicó que el TLC firmado con Estados Unidos, el principal socio comercial del país centroamericano, quizás no sea la herramienta ideal para acabar con todos los problemas de Panamá, pero es un resultado positivo para avanzar y crecer.

"Sin duda los resultados están aquí" y el sector privado es muy consciente de ello, aseveró.

El Congreso de Estados Unidos ratificó el pasado 12 de octubre el TLC con Panamá tras la firma del documento por parte de ambos Gobiernos en 2007, año en que también fue refrendado por el parlamento panameño.

Destacó que este tratado no generará ninguna desestabilización económica para Panamá, por la forma como fue negociado, aunado al hecho de que Estados Unidos no lo estaba esperando para invadir de productos el mercado istmeño.

"Ellos tienen otros tratados y otras relaciones (con nosotros), entonces hay que quitarse el mito de que Estados Unidos estaba esperando el tratado para inundar el mercado panameño", enfatizó.

Salazar dijo que mientras Panamá espera la implementación del acuerdo comercial con Estados Unidos, seguirá negociando con otros países tratados similares.

"Si Estados Unidos no se acelera, el mercado lo irá perdiendo, porque negociaremos con otros socios para buscar otros mercados que favorezcan a nuestro sector privado", añadió.