La Catedral de Santiago de Chile fue desalojada hoy al hallarse una mochila con un extintor que, según se supo posteriormente, llevaba pólvora en su interior, confirmaron a Efe fuentes de Carabineros.

El artefacto, que tenía además un reloj adosado, se encontraba debajo de un asiento y fue hallado por un guardia del templo, según explicó a los periodistas el mayor Miguel Opazo, del Grupo de Operaciones Policiales Especiales (GOPE) de Carabineros.

Unas 60 personas se encontraban en ese momento en la Catedral, situada en la céntrica Plaza de Armas.

La zona fue acordonada y una de las calles laterales fue cortada al tránsito hasta que Carabineros extrajo el dispositivo y lo trasladó a una comisaría para analizar su contenido.

Nadie ha reivindicado hasta el momento la colocación de este artefacto.

Desde el año 2006, en Chile se han registrado varias decenas de atentados con bombas de fabricación casera contra bancos, sedes de grandes empresas, iglesias y edificios públicos.

Estas explosiones han causado un fallecido, un joven anarquista que murió en 2009 al estallar una bomba que transportaba, mientras que el pasado junio otro joven también anarquista perdió una mano y varios dedos de la otra cuando explotó prematuramente un artefacto que pretendía instalar en una sucursal bancaria.