La Procuraduría General de Colombia convocó hoy a catorce funcionarios de la central de inteligencia del Estado, la Policía Nacional y la Corte Suprema de Justicia (CSJ) a que comparezcan en audiencia por su presunta responsabilidad en una trama de espionaje a magistrados de este tribunal.

En la vista deberán comparecer siete miembros del Departamento Administrativo de Seguridad (DAS, estatal), entre ellos tres mandos medios, así como cuatro uniformados y tres empleados de la CSJ.

La entidad de control del funcionariado en Colombia explicó en un comunicado que los catorce "deberán responder disciplinariamente por su posible responsabilidad en las interceptaciones ilegales a magistrados de la Corte Suprema de Justicia".

Los juristas afectados pertenecen a la Sala Penal del alto tribunal y fueron sometidos a una campaña de escuchas y seguimientos ilegales por parte de miembros del DAS, organismo que depende de la Presidencia de la República.

La campaña se dio a lo largo de los dos Gobiernos del ahora expresidente Álvaro Uribe (2002-2010) y también alcanzó a políticos de oposición, defensores de derechos humanos, entre ellos extranjeros, y periodistas.

Según la Procuraduría, los catorce funcionarios citados a audiencia asumieron conductas que pueden constituir faltas disciplinarias "con extralimitación en el ejercicio de sus funciones".

Posiblemente, todos ellos incurrieron "en abuso de sus cargos y violación a la reserva de documentos y de información, sin estar autorizados legalmente para hacerlo", agregó la fuente.

Además, pudieron "violar derechos fundamentales protegidos constitucional y legalmente, como el derecho a la intimidad, y por acceder a documentos públicos reservados y a conversaciones privadas de los magistrados de la Corte Suprema de Justicia, sin disponer de autorización de autoridad judicial".

Entre los convocados a la vista, prevista en principio para el próximo 1 de noviembre, están dos subdirectores y un reclutador de fuentes humanas del DAS, así como dos oficiales policiales que ejercían como jefes de seguridad del Congreso y la CSJ.

Los otros tres implicados son un conductor y citador de la CSJ, lo mismo que dos empleadas del tribunal, reclutadas por una agente de la central de inteligencia para que introdujeran los equipos con los que eran grabadas las sesiones de los magistrados.

El martes, el Ministerio Público informó de la apertura de otra investigación por los mismos hechos contra el actual director del DAS, Felipe Muñoz, y otros cinco funcionarios o exfuncionarios de la central.

Entre ellos está María del Pilar Hurtado, que dirigió la agencia de 2007 a 2008 y que a finales del año pasado recibió asilo territorial en Panamá.