Coldplay no se tomará más descanso que el que acostumbra tras "Mylo Xyloto", su último disco, que hoy el grupo presentó en rueda de prensa internacional en Madrid, "una de las más bellas ciudades del mundo", horas antes del concierto programado para esta noche en la plaza de toros de Las Ventas.

"Hola a todos, somos U2", bromeó Chris Martin a su llegada al hotel madrileño en el que compareció ante medios de todo el mundo junto a sus compañeros Will Champion, Guy Berryman y John Buckland, haciendo gala de un gran sentido del humor, excepto cuando se les preguntó por las recientes acusaciones de plagio.

Martin restó validez a ese tipo de afirmaciones, que son, precisó, diferentes de una crítica constructiva.

"Me enfada realmente que nos acusen de algo que no hicimos", añadió el artista sobre las imputaciones que se hicieron en su contra tras el lanzamiento del single "Every Teardrop Is A Waterfall", que versiona el tema "I Go To Rio" de Peter Allen, tal y como el grupo acreditó.

Otra afirmación que el grupo quiso precisar fueron las recientes declaraciones de Martin insinuando que éste podría ser el último álbum del grupo y diciendo que, tras el inmenso esfuerzo que había requerido, "no imaginaba de dónde podría surgir uno nuevo".

John Williams dijo al respecto que, tras cada disco, la banda acostumbra a tomarse un descanso, pero que, cuando llevan una semana de vacaciones, se aburren y quieren volver a trabajar.

"Amamos lo que hacemos y pensamos que tenemos que aprovechar el tiempo", dijo el batería de la banda, que destacó también que saben que la química que existe entre ellos es la "única cosa realmente distintiva" que tienen.

En lo que respecta a su nuevo álbum, "Mylo Xyloto", dijeron que refleja "la lucha del amor y la amistad en un mundo urbano y opresivo" e insistieron, como contaron a Efe en una entrevista, que su título no significa nada.

En todo caso, como destacó Martin, sería una especie de "alias grafitero" para la banda, pues, según confesaron, el arte callejero que a menudo ven en sus viajes les ha inspirado también este disco.

Concienciados de los males que aquejan el planeta, "quizás porque ahora tenemos familias, quizás porque los medios informan más", señalaron también que quisieron hacer un disco que irradiara "felicidad", dedicado a la "libertad de expresión".

"Pensamos que podíamos expresar más felicidad de lo que habíamos hecho antes y sentirnos cómodos con ello, a pesar de ser británicos", dijo Martin entre risas.

Ellos mismo dicen haberse sentido más libres para intentar cualquier cosa en este álbum, en el que han contado una vez más con el asesoramiento del productor Brian Eno, y en el que han explorado múltiples ideas, como la de realizar un proyecto acústico.

De Rihanna, la única artista que ha grabado un dueto en un disco del grupo, dijeron que pensaron en ella desde el principio para su tema "Princess of China" y que las partes en las que ella canta "son las mejor interpretadas" de la historia de Coldplay.

Para el concierto de esta noche, que constituye la presentación mundial en directo de su nuevo repertorio y que será retransmitido a través de internet bajo la dirección del fotógrafo Anton Corbijn, anunciaron sorpresas "interactivas" con el público.

Justificaron la elección de Madrid porque buscaron por todo el mundo "edificios increíbles" que les sirvieran de escenario para esta ocasión especial, y se les ocurrió la plaza de toros de Las Ventas, "en una de las ciudades más bellas del mundo".

Por Javier Herrero.