La excarcelación de inmigrantes delincuentes antes de ser sometidos a evaluaciones federales de deportación ha creado un alboroto en un condado en el norte de California.

El fiscal Jeff Rosen y la alguacil Laurie Smith criticaron a supervisores del condado de Santa Clara por una nueva política que deja en libertad a inmigrantes con historial delictivo antes de que agentes del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE, por sus siglas en inglés) puedan examinar sus casos.

El diario San Jose Mercury News (http://bit.ly/sHYm4k ) dice que el ejecutivo del condado Jeff Smith acusó a Rosen y Smith de tratar de asustar al público con motivos políticos.

La política del condado se deriva de un programa federal llamado Comunidades Seguras que requiere compartir huellas dactilares con el servicio de inmigración.

Los supervisores votaron el 18 de octubre para mantener a inmigrantes delincuentes detenidos por 24 horas después de su programada libertad para que agentes federales puedan decidir sobre su deportación.

Pero los prisioneros serán retenidos solamente si el ICE paga por ello. El ICE se ha negado a hacerlo.

___

Información de San Jose Mercury News: http://www.sjmercury.com