El gobierno de Evo Morales encomendó a la multinacional española Técnicas Reunidas la construcción de una planta separadora de líquidos del gas natural que será la tercera más grande en Latinoamérica, se informó el miércoles.

El contrato fue firmado entre el presidente de Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB) Carlos Villegas y el vicepresidente de la firma hispana, Juan Lladó, en presencia del mandatario.

La planta costará 597 millones de dólares y estará ubicada en Yacuiba, pequeña ciudad del sur y fronteriza con Argentina donde tuvo lugar la firma del contrato. Entrará en operaciones el primer semestre de 2014, dijo Villegas en la ceremonia.

Procesará hasta 30 millones de metros cúbicos de gas por día del caudal que se exporta a Argentina y recuperará la "energía excedente" para obtener más de 2.000 toneladas diarias de gas licuado de petróleo (GLP), 1.658 barriles de gasolina al día y otros productos que posteriormente se transformarán en polietileno, dijo.

El GLP y la gasolina son escasos en el mercado interno.

Se trata de la segunda planta de su tipo en el país, otra más pequeña comenzó a ser construida para separar gases ricos del torrente que se exporta a Brasil, el mayor mercado del gas boliviano. Por falta separadoras Bolivia exporta en bruto el gas natural con gases ricos que no están incluidos en los contratos de venta.

"Este es el inicio de la industrialización de nuestro gas que ha transformado la economía del país y la construcción de la planta se hará con recursos propios", dijo Morales.

Bolivia produce un tope de 41 millones de metros cúbicos de gas natural por día, gran parte del cual es exportado a Brasil y Argentina.

Técnicas Reunidas es una empresa especializada en ingeniería y construcción de infraestructuras para el sector de petróleo y gas. Trabaja en el Oriente Medio, Latinoamérica y norte de Africa. En Bolivia se encargará del diseño y montaje de la planta.

"Es un proyecto complejo que supondrá un avance para Bolivia en el mercado de hidrocarburos. Tenemos un plazo y una calidad que debemos cumplir y haremos realidad", dijo Lladó.

La empresa de origen alemán Siemens proveerá dos turbogeneradores y dos turboprocesadores.

Otra compañía de origen español, Repsol, es una de la mayores operadores en Bolivia y trabaja en sociedad con la estatal petrolera en la producción de gas para exportar a Argentina.