Organizaciones comunitarias denunciaron el miércoles la inasistencia del Estado brasileño a una reunión de mediación que había convocado la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) sobre un polémico proyecto hidroeléctrico en la Amazonia.

Durante una conferencia de prensa celebrada a las puertas de la sede de CIDH a la misma hora del miércoles en que debía celebrarse la reunión de mediación, la abogada de la Sociedad de Pará para la Defensa de Derechos Humanos, Roberta Amanajas, calificó como la actitud del gobierno brasileño en cuanto a la represa de Belo Monte como "arrogante y antidemocrática".

"Esta conducta es un recordatorio de la época de la dictadura militar, y cómo Brasil trataba en aquella época a la CIDH. Lamentamos que (el Estado) no comparezca, no escuche los argumentos ni dialogue con las comunidades afectadas", agregó Amanajas.

The Associated Press preguntó a la embajada brasileña en Washington y a la cancillería en Brasilia por qué no asistió a la reunión de mediación, pero no obtuvo respuesta.

El ministro de Minas y Energía, Edison Lobao defendió la víspera la decisión de no participar porque "Brasil es un país soberano. No estamos sujetos a la intervención de quien quiera que sea".

La CIDH había convocado a un encuentro el miércoles para discutir la planta hidroeléctrica de Belo Monte, en la Amazonia, junto con organizaciones civiles que luchan por impedir su construcción, que ya está en marcha.

La Comisión había pedido en abril la suspensión de la construcción mientras analizaba los reclamos de comunidades de la localidad que advierten que Belo Monte tendrá un impacto destructivo para ellos.

El asesor legal de la Asociación Interamericana para la Defensa Ambiental, Jacob Kopas, dijo que al no celebrarse la reunión de mediación, los representantes de las organizaciones serán recibidas la tarde del jueves por una delegación de CIDH, a la que entregarán documentos.

"Esperamos que la comisión siga insistiendo al gobierno brasileño que tiene que proteger los derechos de las comunidades indígenas afectadas por este proyecto", dijo.

Belo Monte, que está siendo construida sobre el amazónico Rio Xingú, será la tercera hidroeléctrica más grande del mundo detrás de las plantas Tres Gargantas, de China, y de Itaipú, en la frontera de Brasil con Paraguay.

____

Luis Alonso Lugo está en twitter como @luisalonsolugo