Una pareja de Nueva York solicitó a la Oficina de Marcas y Patentes de Estados Unidos registrar como marca el eslogan "Occupy Wall St." para poder comercializarlo en diferentes artículos como pegatinas, bolsos, mochilas, paraguas o calzado.

Según se puede comprobar hoy en la página web de la agencia gubernamental, Robert y Diane Maresca quieren hacerse con la propiedad intelectual de la frase, bajo la cual cientos de "indignados" llevan acampados en el sur de Manhattan durante más de un mes para protestar contra el sistema financiero.

Robert Maresca aseguró al Daily News que tuvo la idea de registrar la marca cuando descubrió que otro neoyorquino ya se había adjudicado la propiedad intelectual de la frase "Somos el 99 %", al tiempo que negó que esté tratando de sacar provecho del movimiento social.

"Cuando lo miré, estaba disponible para que cualquiera lo registrase. Si yo no lo solicitaba, ¿quién sabe qué otra persona lo hubiera hecho?", dijo a ese rotativo Maresca, quien añadió que "todo el mundo tenía el derecho de pedirlo, y es importante que quede lejos de gente que lo hubiera usado de forma negativa".

Ese mismo diario publicó hoy que los "indignados" neoyorquinos cuentan ahora con una nueva aplicación para teléfonos móviles para que los manifestantes alerten a sus compañeros cuando vayan a ser detenidos por la policía.

"I'm Getting Arrested" (Me están deteniendo) está disponible para la plataforma Android y permite a los activistas enviar con una sola tecla un mensaje de texto a los destinatarios de una lista de distribución con un aviso sobre la acción policial.

El movimiento en el sur de Manhattan sigue dando de qué hablar y este martes el diario The Wall Street Journal publicó que la entidad financiera Goldman Sachs declinó una invitación para asistir a una gala benéfica tras descubrir que parte de los fondos iban a destinarse a financiar a los "indignados" neoyorquinos.

Los organizadores del evento, People's Federal Credit Union, aseguraron a ese diario que el banco de inversión decidió retirar una donación de 5.000 dólares porque no quería tener nada que ver con una movilización callejera que culpa a la industria financiera de la crisis económica.

"Su dinero hubiera sido bienvenido, pero no a cambio de renunciar a los principios en los que creemos", declaró al periódico uno de los patrocinadores de la gala, que buscaba recaudar fondos para conceder créditos a neoyorquinos con bajos recursos.

Los simpatizantes de "Occupy Wall Street" llevan desde el pasado 17 de septiembre acampados en un parque del corazón financiero de Nueva York para denunciar los excesos del sistema financiero y han conseguido un amplio respaldo popular que se concretó hace dos fines de semana en una jornada de protesta global.