El Tribunal Supremo español anuló un fallo de la Audiencia Nacional que condenó a 15 miembros de la proscrita organización juvenil vasca Segí — uno de los brazos políticos de ETA — a penas de seis años de cárcel por haberse integrado a la banda terrorista.

El fallo del 30 de septiembre fue difundido el martes y es el primer fallo judicial relacionado con ETA desde que el grupo anunciara su renuncia a la violencia, aunque sin disolverse o entregar las armas.

El Tribunal Supremo dijo que la Audiencia Nacional no sopesó debidamente los argumentos de la defensa en el fallo original, cuando sentenció en octubre del año pasado a los miembros de Segí.

El máximo tribunal ordenó a la audiencia que elaborara un nuevo fallo y una nueva sentencia.

Segí fue proscrita en 2007 al ser considerada por las autoridades parte integral de ETA.

La banda, considerada una organización terrorista por España, Estados Unidos y la Unión Europea, ha matado a más de 800 personas desde que empuñó las armas en 1968 para crear un estado vasco independiente con cuatro provincias del norte de España y tres del sudoeste de Francia.