Carlos Tevez fue encontrado culpable de violación contractual y multado con más de un millón de dólares por el Manchester City, en una medida tomada el martes en una audiencia interna disciplinaria sobre la conducta del delantero argentino en un partido de la Liga de Campeones.

Pero el conflicto amenaza con persistir varias semanas si Tevez impugna el veredicto, de que desobedeció a las autoridades del club cuando le pidieron que entrase como suplente y no lo hizo en el encuentro que el City perdió 2-0 con Bayern Munich.

El City suspendió de inmediato por dos semanas a Tevez después del incidente en Alemania, pero aunque el técnico Roberto Mancini declaró en un principio que el argentino no volvería a jugar con el equipo, el delantero no tuvo otra sanción del grupo disciplinario del equipo.

Tevez sostuvo que fue un malentendido y que le dijo al técnico que no necesitaba calentar más porque estaba listo para ingresar.

El delantero argentino fue multado con el salario de cuatro semanas, que equivale a 1,3 millones de dólares, y recibió una advertencia por escrito sobre su conducta futura, según el veredicto difundido en el sitio del City.

Tevez tiene 14 días para apelar la decisión. También tendría derecho a una segunda apelación ante la Liga Premier. El proceso en general podría llegar hasta diciembre.

El delantero ha estado entrenando solo desde que terminó la suspensión hace dos semanas.