El Gobierno francés dijo hoy que considera "prematuro" proceder a una revisión de sus previsiones de crecimiento económico para 2012 antes de la cumbre que la Unión Europea (UE) celebrará mañana, miércoles, en Bruselas.

Sin embargo, esa revisión parece implícitamente asumida por las autoridades, según las declaraciones que hizo hoy la ministra de Presupuesto, Valérie Pécresse.

"La revisión del crecimiento es prematura antes de la cumbre del miércoles", manifestó la ministra en una entrevista en el canal "RTL", donde pidió "sangre fría" en estos momentos de crisis.

Y justificó que no se anuncie una revisión del crecimiento francés -que ya adelantaron el lunes varios expertos económicos galos- "porque estamos en una fase de turbulencias y, en ese período de turbulencias, tenemos una visibilidad muy débil de las perspectivas de crecimiento del año próximo".

La previsión oficial de aumento del Producto Interior Bruto (PIB) en Francia es del 1,75 % para 2012, pero la semana pasada ya el ministro de Finanzas adelantó que esa cifra es "probablemente demasiado alta" y sugirió que podría ser inferior al 1,5 %.

Hoy, algunos expertos económicos galos indicaron que la revisión podría rebajar el crecimiento en 2012 al 1 % del PIB.

El pasado 6 de octubre el Instituto Nacional de Estadísticas (Insee) anunció ya una revisión del crecimiento para 2011, para situarlo en el 1,7 % del PIB, cuatro décimas menos del 2,1 % anteriormente previsto.

El crecimiento del PIB durante el último trimestre de este año será nulo (0,0 %), anunció el Insee, que estableció que en el tercer trimestre la economía progresó solo el 0,3 %.

El Insee, en sus informes precedentes, estimaba que el crecimiento económico de los dos últimos trimestres del año alcanzara el 0,5 % del PIB.

"La cumbre del miércoles tiene que aclarar el horizonte. Está claro que las perspectivas de crecimiento de Francia no serán las mismas si la Cumbre es un éxito o si es un fracaso", reconoció la ministra Pécresse.

La titular de la cartera de Presupuestos dijo que dada la importancia de la reunión de mañana en Bruselas, "el presidente de la República (Nicolas Sakozy) y el ministro de Finanzas, François Baroin, ponen toda su energía para que sea un éxito".

"Tenemos que actuar con lucidez y sinceridad, pero también es necesario que actuemos con sangre fría (...) estamos vigilando los indicadores económicos", completó Pécresse, quien agregó: "pero es verdad que una variable clave será el éxito de la Cumbre del miércoles".