El grupo guerrillero Ejército del Pueblo Paraguayo (EPP) atacó en la madrugada del martes un puesto policial en el norte del país causando heridas a dos agentes y advirtió en una proclama que continuará su lucha armada, informaron las autoridades.

"Paraguayos, su miserable régimen económico es donde unos pocos lo tienen todo y la mayoría tiene nada. La riqueza de unos pocos surge del empobrecimiento de embriones", señaló la nota escrita a máquina en un papel blanco estropeada por la lluvia que difundió el grupo de operaciones tácticas de la policía destacado en el lugar del ataque.

En la nota el EPP agregó que se propone "acabar con el régimen en el que la cultura se hace patrimonio de los ricos y la ignorancia se hace señor de la mente de los pobres. La historia de la humanidad nos demuestra que ninguna clase dominante ha renunciado a esa condición por bondad, todas tuvieron que ser desalojadas por la fuerza".

La proclama apareció a unos 200 metros de un puesto policial en la comunidad rural Huguá Ñandú (Cueva del Ñandú, en idioma guaraní), a unos 487 kilómetros al norte de Asunción en el departamento de Concepción, en el que dos policías recibieron heridas al ser sorprendidos con disparos que provenían de un bosque cercano.

El ataque fue dado a conocer a la prensa por el mayor de infantería Víctor Urdapilleta, vocero de las fuerzas conjuntas de operaciones militar y policial, en entrevista con la radio Primero de Marzo de Asunción.

Los policías heridos son los suboficiales Silvio León y Fidel Maldonado, que fueron ingresados en el hospital público de Concepción con rozaduras de disparos en el pecho y muslo, respectivamente.

Horas después la policía encontró una segunda proclama en la que el EPP rendía homenaje a dos de sus integrantes muertos en 2010 en enfrentamientos con las fuerzas de seguridad.

"Cobraremos caro la tortura y asesinato de nuestros camaradas. Viva la lucha de clases. Vamos por ti sátiro", advirtió el grupo armado sin especificar quién era el destinatario del mensaje.

En los departamentos de San Pedro y Concepción, zona de influencia del EPP, rige el estado de sitio por 60 días para intentar capturar a sus miembros.

El EPP comenzó sus actividades en 1997 como una banda de asaltantes de bancos y financieras y, posteriormente, se convirtió en el brazo armado del izquierdista Patria Libre, sin representación parlamentaria, dedicándose desde 2001 a los secuestros extorsivos.