Matías Abero anotó el gol que permitió a Uruguay rescatar el martes un empate 1-1 con Trinidad y Tobago para amarrar el boleto a las semifinales del fútbol de hombres de los Juegos Panamericanos, en las que enfrentará a Argentina.

Originalmente, el duelo entre charrúas y caribeños debió marcar la inauguración del fútbol de hombres en Guadalajara 2011, pero se pospuso y terminó como el último de la ronda inicial debido al retraso del vuelo que trasladaría a los uruguayos a esta ciudad mexicana.

Así, la selección uruguaya llegó al encuentro sabiendo que un empate le bastaba para dejar eliminados a los trinitenses. México había conseguido ya el boleto a las semifinales, con siete puntos, y Ecuador estaba fuera con una sola unidad.

Pero el empate no resultó tan sencillo.

Trinidad dominó el partido en el comienzo y se puso en ventaja a los ocho minutos, con un tanto de Shahdon Winchester, quien remató de cabeza un centro de Marcus Joseph y dejó sin oportunidad al arquero Alexis Silva.

Pero Abero igualó a los 16 mediante un cañonazo desde fuera del área, para dar a la celeste el resultado que necesitaba a fin de pelear por las medallas.

"Sabíamos que el rival se iba agrupar bien, que cerraría los espacios; por algo termina invicto el campeonato, mantuvieron mucha energía y complicaron nuestra tenencia de balón", reconoció el técnico uruguayo Manuel Verzeri.

Sobre los argentinos, Verzeri destacó, "los conocemos bien, será un juego de mucha garra y esa rivalidad esperemos se vea reflejada acá en la cancha".

Pese a que el empate no le servía, Trinidad fue incapaz de organizar buenos ataques en el resto del encuentro. Sustituyó a dos hombres de ataque, pero Uruguay reforzó también su defensa y su mediocampo para preservar la igualdad.

En la otra semifinal, México enfrentará a Costa Rica el miércoles. Originalmente, ese encuentro sería en la noche, y Uruguay jugaría a las 5.00 de la tarde (2200 GMT), pero se intercambiaron los horarios a fin de darle un poco más de descanso a los uruguayos.

"El desgaste se siente y ahora estamos con una inferioridad ante el rival, que va a tener cuarenta y pico de horas más de recuperación", dijo Verzeri. "A Uruguay se nos complicó la salida de allá y se nos planteó una idea que fuera ésta, con la seguridad de que mañana se iba a jugar a segunda hora, es decir, a las 20.00 horas; de esa manera no tendremos las 48 horas, pero tendremos 32 para tratar de recuperarnos".